Antisemitismo rabioso y mundial

Antisemitismo rabioso y mundial

Dr. Natalio Daitch. Buenos Aires, Argentina

Malas noticias
En el mes de Octubre, The New York Times International Weekly saca un artículo cuyo título es “El demonio revive en Europa”. Obvio que dice lo que ya todos sabemos y esperábamos, un antisemitismo creciente a la luz del conflicto árabe-israelí y motorizado fundamentalmente por gran parte de las comunidades árabes y musulmanas que han “migrado o invadido” el viejo continente, y que por su cantidad y rápido crecimiento demográfico han girado “el fiel o el eje de la balanza” en lo poblacional, cultural, y en lo social y político. Sorprendentemente, nuestros belicosos primos encuentran en Europa aliados entre grupos de izquierda (por lo general contrarios a Israel), y también en sectores no tan marginales de derecha que cegados por el odio antisemita, no dudan en juntarse con quién sea, a los fines de poder criticar y atacar a Israel (traducido al vulgo se trata de un antisemitismo maquillado).
Pero las agresiones han cruzado líneas rojas con gran facilidad, y rápidamente del grito han pasado al puño, a la piedra, al cuchillo, y también a matar judíos empleando armas de fuego de alto calibre (caso del museo judío de Bruselas). Hoy por hoy, los judíos deben caminar con cuidado en muchas ciudades europeas a los fines de no ser apaleados, y no son pocos los que deciden sacarse la kipá o solideo, para no ser agredidos por turbas mixtas aunque fundamentalmente árabes que emulan o nos hacen recordar los tiempos previos al nazismo de Hitler y presagian una nueva y oscura y amarga vuelta a la Edad Media.

No solo en el viejo continente
También en América, considerada históricamente un oasis de libertad y seguridad para muchos de nuestros hermanos y padres y abuelos que escaparon de las garras del nazismo, hoy peligra la tranquilidad para casi todas las comunidades hebreas. Los ejemplos son muchos, comenzando en la Venezuela de Chávez, una marcha pro palestina concluye en un ataque a una sinagoga. O los dos terribles atentados en Argentina de la Embajada de Israel y de la AMIA (únicos en su género) y aún hoy impunes, han impuesto un cambio de dial en el accionar comunitario y han intentado asestar un golpe mortal a una ya castigada comunidad judía y jaqueada por una fuerte corriente asimilacionista.
El asentamiento de muchos árabes y musulmanes venidos de no se donde, y la radicalización de las entidades argentino-árabes contrarias a Israel y al sionismo incrementan notoriamente el antisemitismo criollo y local.
También judíos antisemitas
Como si nuestras desgracias fueran pocas, la presencia o el aporte de judíos antisemitas a esta embestida antisionista-antisemita termina por aportar “la frutilla del postre”. Y es por este penoso camino que en el mes agosto y con motivo de un acto de “solidaridad con el pueblo palestino”, el actor Norman Briski interpreta lo que él denomina un “Rabino Rabioso” que urge a aplastar el levantamiento palestino en Gaza. Obvio que Rabino Rabioso suena a “perro rabioso” y queda claro que se aprovecha la ocasión para insultar a la religión judía aunque se quiera negar o explicar en contrario.

El mundo en llamas
El islamismo radical (dudo que haya uno moderado), brota con furia en todo el orbe. En África, en Asia, donde musulmanes de nacimiento o por opción cometen toda clase de atrocidades, colocando bombas o masacrando hombres, mujeres y niños en el nombre de una supuesta religión superior. Hoy por hoy, somos testigos de las decapitaciones, crucifixiones de cristianos en Siria e Irak, y de violaciones masivas que ejecuta “el Estado Islámico”. En Israel, la masacre de cuatro rabinos en la sinagoga Kehilat Yaakov del barrio Har Nof de Yerushalaim, y otros acuchillamientos posteriores marcan que esta cruzada del terror árabe-musulmán y palestino se encuentra en su apogeo.
Y lo último del bloque, el ataque de un niño judío de solo cuatro años en Nueva Zelanda, marca el regreso a una oscura edad Media, donde el horror y el salvajismo no conoce de límites.

Choque de civilizaciones. Reflexión final
Soy de aquellos que coinciden con lo expuesto por Samuel Huntington como “Choque o shock de civilizaciones”, una teoría acerca de las relaciones internacionales, expuesta en un artículo publicado en la revista americana Foreign Affairs en 1993, y luego plasmado en un libro en 1996.
En esta reflexión final, adhiero a que asistimos a un choque entre lo que conocemos sociedad judeo-cristiana o mundo occidental y el mundo musulmán belicoso e intolerante, y donde el campo de batalla o el escenario de la contienda traspasan los límites o fronteras de países y gobiernos mostrando que puede incendiar todo el globo.
Para resumir, sé que muchos se preguntaran si solo se trata del conflicto palestino-israelí o árabe-israelí o por el contrario, si el ataque a Israel es la causa o la excusa para que muchos árabes y musulmanes de diferentes latitudes puedan llevar más cómodamente adelante su Yihad real, amen de las Yihad llamadas electrónicas y mediáticas, que buscan no solo hacer desaparecer el molesto (para ellos Estado judío) y poder conquistar el “reino de los cristianos” y poder instalar el ansiado “Califato Mundial”.
Pero lo cierto es que, bajando del plano mundial a un plano más cercano, el antisemitismo ha perdido la vergüenza, y hoy por hoy, sean personas o gobernantes, renuncian placenteramente a cualquier diplomacia o cortesía para ingresar de lleno en el terreno de un antisionismo-antisemitismo explícito, rabioso, furioso, y asesino.
D’os nos de su protección.

Segun tomado de, http://www.aurora-israel.co.il/articulos/israel/Opinion/61580/ el sábado, 29 de nov. de 2014.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s