¿Quiénes son los judíos mesiánicos hispanos?

¿Quiénes son los judíos mesiánicos hispanos?

Escrito por Brenda M. Teixeira

Conozcamos más a fondo al pueblo que Dios eligió; su cultura y amor por Yeshúa.
El judío mesiánico es toda persona de ascendencia judía que cree que Yeshúa (Jesús) es el Mesías. Lo que no implica que abandona sus raíces hebreas, sino que mantiene su identidad cultural y espiritual, pero Yeshúa es el centro de su judaísmo. Es decir celebran todas las fiestas judías, leen la Torá, se congregan los shabats (sábados) en sinagogas, el líder espiritual es un rabino, celebran Bar Mitzvahs (ceremonia que da testimonio público del judaísmo del chico de 13 años, 12 en las niñas) y así por el estilo conservan todas sus tradiciones. Una de sus posturas es que Yeshúa era judío, al igual que los apóstoles, por tanto hoy día ellos también pueden ser discípulos sin perder su identidad.

Lo cierto es que la raíz del cristianismo es el judaísmo. Los primeros cristianos o creyentes fueron miles de judíos que hace más de 2,000 años depositaron su confianza en el Mesías–Jesús. A sus congregaciones se fueron incorporando gentiles (no judíos) que iban aceptando al Maestro como su Señor y Salvador, con el tiempo estos superaron la cantidad de creyentes judíos.

La división entre gentiles y judíos fue surgiendo a raíz de acontecimientos como el Concilio de Nicea promulgado por la Iglesia Católica en el 325 d.C., donde se desligó a la Iglesia de todo contenido judío. Es decir todo hebreo que escogía seguir a Jesús debía asimilar el cristianismo establecido por los gentiles y abandonar su estilo de vida judío. Este sentimiento antisemita fue floreciendo entre los gentiles. Así por siglos a través de la historia el pueblo judío en general fue sufriendo de grandes persecuciones como lo fueron la Inquisición española, las masacres de judíos en Europa y Rusia, Las Cruzadas y el Holocausto en la Segunda Guerra Mundial. Sólo en este último hecho histórico alrededor de seis millones de judíos fueron asesinados por los nazis.

Al abogado ruso Joseph Rabinowitz (1837-1899) se le conoce como el padre del judaísmo mesiánico moderno. Este una vez expresó: “Hay dos asuntos que me consumen; uno es el Mesías Yeshúa; el otro es Israel”. El también fundador de la Congregación Los Israelitas del Nuevo Pacto abogó porque la prioridad fuera una relación íntima con Yeshúa, sin abandonar la identidad hebrea.

El rabino mesiánico David Levine escribió en su libro In That Day (En ese día): “Pienso que es posible tener ambos, un fuerte énfasis en Yeshúa, poniéndolo en el centro, y un fuerte énfasis en la naturaleza judía. Este es el caso del judaísmo mesiánico”. Otro creyente judío lo expuso de esta manera: “He vivido toda mi vida como judío. Cuando acepté al Mesías la única cosa que me pidió que le entregara fue mi pecado, no mi identidad judía”, manifestó Jeffrey Levinson, 47 años.

Semántica mesiánica

La pregunta que muchos se hacen es por qué prefieren llamarse judíos mesiánicos y no cristianos. Según nos explicó el rabino mexicano Mijael Ávila, el término cristiano procede del griego y ellos prefieren utilizar el término hebreo mesiánico que es simplemente una manera diferente de llamarse, no mejor. A esta misma pregunta la Directora de la Alianza de Judíos Mesiánicos de México, Myriam G. Levy, 30 años, contestó: “Porque somos judíos, no cambiamos de religión al entregar nuestra vida al Mesías, simplemente nuestra fe cobra plenitud en el Señor”. Por otro lado, optan por no llamarse cristianos porque para muchos judíos esa palabra significa “no judío” y “perseguidor” de judíos.

La terminología en el judaísmo mesiánico es diferente a la que solemos escuchar en el cristianismo. Por ejemplo prefieren llamar a Jesús por su nombre hebreoYeshúa (significa “salvación”), además por siglos sufrieron persecución “en el nombre de Jesús”; un pastor es para ellos un rabino; se congregan en una sinagoga no en una iglesia; en vez del Cuerpo de Cristo lo llaman el Cuerpo del Mesías; cuando no se trata de un texto bíblico para no usar el nombre de Dios en vano y en señal de respeto, escriben ya sea D-os, Di-s o D-s; utilizan el nombre hebreo del Espíritu Santo que es Ruach HaKodesh; leen la Torá–estos son los cinco libros de Moisés (Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio); el Tanaj es el Viejo Testamento que en realidad prefieren llamarlo el Antiguo Pacto; Brit Chadasha es el nombre hebreo para el Nuevo Testamento (Nuevo Pacto); no se llaman convertidos sino creyentes, gentil en hebreo es goyim. Entre sus costumbres está no usar cruces en sus sinagogas ya que representan muerte y acoso, la estrella de David es el símbolo que prevalece en sus santuarios. Joel Chernoff, hijo de Martin Chernoff –rabino que en 1970 fundó Beth Messiah, la primera congregación mesiánica en EE.UU.–aclaró: “Los judíos mesiánicos no hacen de los símbolos algo sagrado, simplemente de la verdad detrás de ellos”. Joel Chernoff es el actual presidente de la Alianza Internacional de Judíos Mesiánicos (IMJA, por sus siglas en inglés).

Una de las razones principales por la cual escogen estos nombres diferentes es para distanciarse de una historia de persecución, dado que muchas de estas palabras acarrean connotaciones negativas que significaron años de sufrimientos, aparte que son muy cuidadosos de conservar sus raíces hebreas en todo lo posible.

Los judíos mesiánicos consideran que cuando un judío cree en Yeshúa, no se está convirtiendo a otra religión. Está regresando al Dios de Israel y al Mesías prometido del pueblo judío. “Un judío mesiánico es una persona de ascendencia hebrea y que profesa creer en Yeshúa como su Mesías e hijo de D-os, por lo cual no deja de ser judío, más bien viene a ser un judío completo”, señaló el salmista venezolano mesiánico Adam ben Joshua Hernández, éste ha grabado varios discos compactos siendo el más reciente Berajot (Bendiciones) por Vida Music.

En Latinoamérica existe una fuerte herencia judía que proviene de los sefarditas (de la palabra hebrea Sefarad que significa “muy lejos”). Estos son los alrededor de 750,000 judíos de España que fueron expulsados por los reyes católicos Fernando e Isabel en 1492. Unos se quedaron y optaron por convertirse al catolicismo y cambiaron sus nombres por temor a ser castigados en la Inquisición. Muchos inmigraron a tierras lejanas, aunque también por miedo a la opresión cambiaron sus nombres y se convirtieron al catolicismo. Otros huyeron, pero practicaban en secreto su religión. De hecho, hoy día existen organizaciones como la Asociación de Fieles Católicos de Tradición Hebrea y la Confederación de Judíos Mesiánicos Católicos.

Hay más de 400 congregaciones mesiánicas mundialmente, en lugares como: América del Sur, Canadá, Centroamérica, EE.UU., Europa, Israel, México, Rusia y Sur África, lo que hace poco más de treinta años no existía. Se estima que en EE.UU. hay alrededor de 200,000 hebreos-cristianos. Según la IMJA en Argentina ha existido por más de 70 años una comunidad mesiánica. En 1936 se estableció la primera congregación mesiánica en Buenos Aires. Según el almanaque Time publicado en el 2000, siete millones de judíos viven en ese país. La revista Religion Today informó que hay más de 13 ministerios mesiánicos en la capital argentina que alcanzan a la comunidad hebrea. De igual forma este tipo de ministerios y congregaciones se han esparcido por Paraguay, México, Colombia, Venezuela y muchos otros países en Hispanoamérica.

A las congregaciones mesiánicas alrededor del mundo generalmente también asisten gentiles, es decir que no se circunscriben únicamente a su comunidad hebrea. Aunque su enfoque como dice la Palabra es primero compartirle el Evangelio a los judíos. Así lo manifestó el apóstol Pablo: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego (gentil)” (Romanos 1:16).

Este cambio espiritual judío mesiánico se hizo notable a finales de los años sesenta, especialmente luego que el pueblo judío ganó el control de Jerusalén en la Guerra de los Seis Días en 1967. Hoy día están bien organizados local e internacionalmente, algunas de las alianzas que existen son: Alianza Internacional de Judíos Mesiánicos, Federación Internacional de Judíos Mesiánicos y Jews for Jesus (Judíos para Jesús), entre otras.

Retos que enfrentan

En 1989 la Corte Suprema de Israel le negó a Gary y Shirley Beresford la ciudadanía israelí bajo el argumento de que al estos creer que Yeshúa es el Mesías “habían abandonado la religión judía”. Los judíos ortodoxos especialmente no los reconocen como judíos, aunque se haya dicho que una vez la persona tenga herencia judía se considera judía aunque no practique la religión, incluso aunque sea ateo, pero aún así ellos no los aceptan. Algunos llegan a ser hasta desheredados por sus familiares.

También han experimentado el rechazo y la falta de entendimiento de la comunidad cristiana. “Un aspecto que nos afecta es que algunas iglesias al no entender a fondo el viejo problema del ‘judaizamiento’ cuando un judío acepta al Mesías pronto le quieren quitar sus raíces y cultura, privando a nuestro movimiento de un testigo a nuestro pueblo. ¿Acaso cuando un mexicano, argentino o peruano acepta a Jesús renuncia a su pueblo y cultura?”, manifestó Levy.

La Iglesia cristiana muchas veces no ha sabido comprender las diferencias culturales y en ocasiones los han tildado de legalistas por su apego a las tradiciones hebreas. Algo que los mismos mesiánicos aceptan que puede suceder como en cualquier otra denominación cristiana. Esta experiencia la tuvo la Sra. Chavale Felsher quien en 1999 alega que “regresó a Yeshúa”. Luego de vivir años de no practicar nada, pasó a una “adoración al judaísmo en vez de a Dios”, como lo describió. La tradición se interpuso en sus creencias en Yeshúa y se ofuscó en la misma olvidándose de la esencia verdadera, pero se arrepintió y regresó a su primer amor; Yeshúa.

Las metas de la gran mayoría de las congregaciones judío mesiánicas alrededor de las naciones son establecer alianzas con otras comunidades mesiánicas mundiales, continuar esparciendo las buenas noticias (Evangelio) sin perder su perspectiva judía, ayudarse mutuamente en caso de persecución, apoyarse unos a otros para continuar creciendo en su fe en Yeshúa y lograr cada día relaciones más estrechas y amistosas con las iglesias y el pueblo de Israel.

¿Cómo aceptó a Yeshúa?

Quizás algunos se pregunten cómo es posible que un judío acepte que Jesús es el Mesías. Como bien indica la Palabra: “Porque nada hay imposible para Dios” (Lucas 1:37) y “Dios no hace acepción de personas” (Hechos 10:34).

Este es el breve testimonio de Hernández: “Yo acepté a Yeshúa como mi salvador en la escuela dominical a los 7 años. ¿Cómo es esto siendo judío? Es que yo aún siendo de ascendencia judía me crié en un hogar cristiano y fui expuesto a la fe desde pequeño. Luego al llegar a la adultez retomé mis raíces y eso me ha ayudado para poder compartir de esa riqueza hebrea con todos mis hermanos latinoamericanos”. Por su parte Levinson compartió: “Mi hermano gemelo estaba muriendo de cáncer y yo estaba desesperado por el dolor. Agarré las Sagradas Escrituras y al leer Juan 14:6, ‘Yo soy el camino la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí’, sin poner un pie en una iglesia encontré al Mesías. Mi hermano murió y Yeshúa llenó el vacío en mi corazón”.

Le preguntamos al rabino Ávila: “¿Cuál es el lugar de los judíos mesiánicos hispanos dentro del plan de Dios?” Quien respondió: “Los judíos mesiánicos conforman el llamado Cuerpo del Mesías junto a diversas denominaciones cristianas existentes, y como tal están suscritos a los planes proféticos que el Eterno tiene para Su pueblo”.

“Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo” (Romanos 10:12-13). Las tradiciones no son las mismas, pero un mismo amor nos une; que prevalezca el respeto y el entendimiento entre Su pueblo, continuemos aceptándonos como hermanos que somos. Shalom (paz).

Segun tomado de, http://vidacristiana.com/articulos-de-revista/articulos/7703-quines-son-los-judos-mesinicos-hispanos

NOTA: El CEJSPR no está afiliado a ningún grupo judío mesiánico. Esta información se ha depositado tan solo como lo que es, información para beneficio de quienes deseen conocerla.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s