El desarrollo de la civilización

Después de que Caín asesinó a su hermano Abel, Dios decretó que Caín vagaría por la tierra y nunca tendría un lugar permanente de residencia. Una regla básica de la Torá es que cualquier “castigo” que Dios decreta sobre una persona no es arbitrario, sino que tiene el propósito de rectificar el error que dicha persona cometió. Al aceptar las condiciones del “castigo”, la persona puede rectificar su error inicial; el vivir en dicha situación de exilio tenía por objetivo rectificar el pecado de Caín.

Sin embargo, Caín no aceptó la forma de rectificación que Dios había decretado para él, sino que trató de evitarla. Inmediatamente después de la mención del decreto, la Torá nos cuenta que “Caín fue un constructor de ciudades1. El Rambán nota que de las palabras utilizadas por la Torá se desprende que Caín construía ciudades constantemente, pero éstas colapsaban de inmediato por causa de la maldición2. Sin embargo, en lugar de aprender la lección y aceptar su estatus de peregrino, Caín continuó construyendo ciudades durante toda su vida.

Las acciones de Caín generaron en sus descendientes una tendencia a evitar la fórmula que Dios había prescrito para que la humanidad rectificara el pecado de Adam. Después del pecado, Dios le dijo a Adam que su forma de arrepentimiento sería trabajar la tierra con sus propias manos para ganar su sustento3. Sin embargo, los descendientes de Caín prefirieron evitar trabajar la tierra y se volcaron hacia otras actividades, como nos relata la Torá: “Y Ada engendró a Iaval; él fue el primero en vivir en tiendas y criar ganado. El nombre de su hermano fue Iuval; él fue el primero en tocar el arpa y la flauta. Y Zila también; ella engendró a Tuval-Caín, quien afilaba todos los implementos de cobre y hierro4.

Rashi explica que estos versículos, que a primera vista parecen irrelevantes, tienen realmente una gran importancia ya que representan el desarrollo de algunos de los aspectos más básicos de la civilización. Iaval eligió ser un pastor, evitando las instrucciones de Dios de trabajar la tierra. También es posible que el “morar en tiendas” del versículo represente el desarrollo de actividades comerciales, lo cual tampoco sería consistente con la forma de rectificación que Dios había asignado para la humanidad. Iuval fue el primero en desarrollar el arte de la música, lo que representa la forma en que la humanidad intentó evitar el dolor por trabajar la tierra, que era mediante el distraerse con formas de entretenimiento. Y Tuval-Caín fue el primero en desarrollar armas, las cuales permitieron que el hombre sobreviviera avasallando a otros y de esta manera evitara la maldición de trabajar la tierra.

Podemos ver por lo tanto que el desarrollo de la humanidad se basó en el deseo de evitar el método que Dios había prescrito para que el hombre rectificara el pecado de Adam, en favor de un estilo de vida más fácil que no rectificaría dicho pecado. Consecuentemente, la humanidad desarrolló una postura de ignorar la voluntad de Dios, la cual culminó con la subsecuente degeneración moral y destrucción en el Gran Diluvio.

Pero hubo una persona que sí decidió obedecer la directiva de Dios de trabajar la tierra: “Lémej… engendró un hijo. Y llamó su nombre Nóaj, diciendo: ‘Este nos traerá descanso de nuestro trabajo y del esfuerzo de nuestras manos, del suelo que Dios ha maldecido’5. Rashi nos dice que Nóaj inventó las herramientas agrícolas, con las cuales causó que el trabajo de la tierra fuera más exitoso.

Nóaj fue la primera persona que no trató de evitar la maldición de Adam, sino que la enfrentó directamente. De esta forma podemos entender por qué Nóaj fue la única persona a la que Dios le perdonó la vida; a diferencia del resto del mundo, su vida estuvo dedicada a cumplir con la voluntad de Dios, por lo que no estuvo sujeto a la degeneración moral que afectó al resto de la humanidad.

De esto podemos aprender una lección muy importante: muchas veces Dios nos pone en una situación para que crezcamos, pero generalmente desaprovechamos la oportunidad. Nuestros sabios nos enseñan que Dios se comunica con nosotros por medio de ‘desafíos’, lo cual no sólo significa terribles tragedias, sino que también se refiere a las dificultades generales que enfrentamos en la vida. Por ejemplo, una persona puede saber en qué área de crecimiento debe enfocarse en su matrimonio mediante el darse cuenta en qué área existen las mayores fricciones en su matrimonio y cómo sus errores contribuyen a ese problema. Claramente, Dios le está mandando esas dificultades como una forma de decirle que debería trabajar en esta área de su personalidad. Sin embargo, uno suele preferir enfocarse en los aspectos de crecimiento que le resultan más naturales. Por ejemplo, una persona que tiene una inclinación hacia la amabilidad probablemente dedicará una parte importante de su tiempo y energía para ayudar a otros, pero terminará descuidando sus obligaciones con su esposa e hijos.

La parashá de esta semana es mucho más que una mera descripción histórica de las primeras generaciones de la historia; es un relato de cómo Dios le comunicó a la humanidad cuál era la forma en que debían rectificar sus errores y de cómo la gran mayoría se rehusó a escuchar Sus instrucciones. Está en nuestras manos entender cuál fue su error y aprender directamente de la Providencia Divina cómo podemos cumplir con Su voluntad.


1 Bereshit 4:17.

2 Rambán en Bereshit 4:17.

3 Bereshit 3:17-19.

4 Bereshit 4:20-22.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.