Tu Rab Ortodoxo Tiene Miedo que Descubras Esto

Diego Edelberg

Aclaración hecha por Diego Edelberg: el siguiente texto es una traducción de la siguiente publicación escrita por Yair Rosenberg. Todos los enlaces llevan a sitios en inglés pero los dejé por si alguno quiere expandir su lectura.

«Prácticamente todas las historias de la Torá son ahistóricas», declara un manifiesto publicado en el mes de julio en TheTorah.com. «Dada la información a la que tienen acceso los historiadores modernos», explica el ensayo, «es imposible considerar los relatos del éxodo masivo de Egipto, la experiencia en el desierto o la conquista coordinada, rápida y completa de toda la tierra de Canaán bajo Iehoshua como una crónica histórica». Según este ensayo, tanto lo acontecido en el Jardín del Edén, asi como el Diluvio de Noé nunca tuvieron lugar. Tambien considera que «Abraham y Sara son personajes folclóricos; de hecho, no son mis antepasados sanguíneos ​​ni los de nadie más».

Se podría esperar que tales sentimientos radicales presentes en este manifiesto hayan sido de un erudito académico, o tal vez un crítico de la religión fundamentalista. Pero el autor de este manifiesto es un rabino ortodoxo llamado Zev Farber. El ensayo, y gran parte del trabajo de TheTorah.com, es un intento por parte de rabinos ortodoxos y profesores disidentes para conciliar los hallazgos de la erudición bíblica moderna con la creencia judía tradicional.

Este proyecto no es nuevo, pero ha perjudicado a los judíos estadounidenses de diferentes maneras. Dentro de las denominaciones liberales, mientras que algunos intelectuales y teólogos han lidiado con las preguntas planteadas por el campo de la crítica bíblica que considera la Torá como un trabajo compuesto de diferentes partes por el ser humano y producido a lo largo del tiempo (en lugar de simplemente revelado a Moisés por Dios en el Sinaí), los resultados de este saber rara vez se han filtrado a congregantes de las sinagogas ortodoxas y los estudiantes de seminarios, colegios y escuelas ortodoxas. Mientras tanto, dentro de la ortodoxia, los hallazgos de la academia a menudo han encontrado un rechazo absoluto.

A partir del escrito ell rabino David Steinberg, un ex rabino de la organización ultraortodoxa Aish HaTorah, y el profesor bíblico de Brandeis Marc Brettler, también judío ortodoxo, se propusieron desafiar este estado de cosas, provocando una importante controversia dentro de su propia comunidad.

El furor por un sitio web puede parecer un fenómeno claramente moderno. Pero, de hecho, esta disputa sobre la Biblia es solo la última encarnación de un debate muy antiguo que se remonta siglos en el pensamiento judío y llega al corazón de la autodefinición y creencia judía.

«El octavo principio de fe es que la Torá vino de Dios», segun escribió Maimónides hace más de 800 años en su exposición clásica de los 13 principios de la creencia judía. «Debemos creer que toda la Torá nos fue dada a través de Moisés, nuestro maestro, completa y directamente de Dios». En el siguiente principio, elaboró: «El noveno principio fundamental es la autenticidad de la Torá, es decir, que esta Torá fue transcrita precisamente de Dios y nadie más.»

Pocos pensadores alcanzan la estatura intelectual de Maimónides en la tradición judía. Sus principios de fe generalmente se consideran canónicos. Pero los comentaristas reconocieron durante mucho tiempo numerosas dificultades en el texto de la Torá y se separaron de Maimónides al intentar explicarlas. Por ejemplo, el Talmud mismo registra una disputa sobre si Moisés realmente escribió los versos finales de la Torá que describen su muerte, o si fue su sucesor Iehoshua quien lo hizo. Algunos comentaristas bíblicos están de acuerdo con el último enfoque. Abraham ibn Ezra , el distinguido exegeta bíblico del siglo XII, fue más allá y argumentó que varios versículos de la Torá más allá de los últimos tenían que ser adiciones posteriores a Moisés. Debido a que estos versículos parecían estar escritos desde el punto de vista de alguien que vivio mucho tiempo después de los eventos que describen, razonó ibn Ezra, debieron haber sido agregados por un profeta posterior.

Aún más radical fue el rabino Yehuda he-Hasid, el principal jasídico alemán del siglo XIII . Este afirmó que autores posteriores habían insertado pasajes enteros en el Pentateuco (los primeros 5 libros de la Tora). La sugerencia fue tan escandalosa que algunos declararon que esas partes de los escritos de He-Hasid eran falsificaciones heréticas. La controversia puso de relieve una tensión entre dos dinamicas exegéticas: el deseo de preservar la noción maimonidiana de revelación, y el impulso de explicar las anomalías textuales de la Torá.

Otros acertijos en el texto también desconcertaron a los comentaristas tradicionales. Por ejemplo, Génesis comienza con dos historias aparentemente contradictorias de la creación del mundo y luego parece ofrecer dos relatos entrelazados del diluvio de Noé. El libro de Deuteronomio vuelve a contar la historia de la estancia de los israelitas en el desierto, pero a menudo se aparta de la narración bíblica anterior. Conscientes de estos y otros problemas, los intérpretes antiguos y medievales trabajaron para resolverlos dentro del marco tradicional de la autoría mosaica unificada, con solo desviaciones ocasionales como las anteriores [Para entender la diferencia central entre los intérpretes antiguos, medievales y modernos recomiendo leer mi publicación: «Las 4 Premisas de la Interpretación Judía Tradicional«]

Pero en el mundo académico alemán del siglo XIX, estas antiguas preguntas obtuvieron algunas nuevas y sorprendentes respuestas. Partiendo del trabajo anterior de Thomas Hobbes, Benedict Spinoza y contemporáneos más recientes, los eruditos protestantes como Karl Heinrich Graf y Julius Wellhausen ofrecieron una reinvención radical de los orígenes del Pentateuco. En su relato, la razón por la que la Torá parecía contener inserciones retrospectivas, contradicciones internas y narraciones duplicadas de historias y leyes se debió al hecho que fue producto de múltiples autores a lo largo del tiempo. En lugar del registro de una sola revelación en el Sinaí, los cinco libros de Moisés, afirmaron, se escribieron mucho después de la vida de su homónimo, si es que tal individuo existió, y luego se tejieron en un todo a partir de documentos dispares.

La primera respuesta de los eruditos judíos a esta «alta crítica » fue un gran rechazo. «Creemos que toda la Biblia es verdadera, santa y de origen divino», escribió el rabino David Tzvi Hoffmann, un destacado académico ortodoxo y director del Seminario Rabínico de Berlín, en 1905. «No debemos presumir que nos erigimos en críticos del autor de un texto bíblico o dudamos de la verdad de sus declaraciones o cuestionamos la exactitud de su enseñanza”. Para respaldar su argumento, Hoffmann escribió una refutación de dos volúmenes de la hipótesis de Graf-Wellhausen basándose en su vasto aprendizaje secular y religioso, así como todo un comentario bíblico dedicado significativamente a demostrar la naturaleza unitaria de la Torá.

Mientras que algunos pensadores Reformistas como Abraham Geiger y Leopold Zunz aceptaron las conclusiones de la academia alemana, los principales precursores del judaísmo Conservador como Zechariah Frankel no lo hicieron. Así, Louis Ginzberg , el principal talmudista del Seminario Teológico Judío Conservador (JTS), escribió brillantemente sobre la crítica de Hoffmann a la erudición bíblica alemana. «Hoffmann estaba preparado para recibir y dar la bienvenida a la luz más completa del nuevo aprendizaje», relató Ginzberg en sus memorias de 1928, «pero se negó a ser arrastrado por las ruedas de aquellos que harían de la obra de Dios un libro en parte mito, en parte leyenda deshonesta, fabricaciones deliberadas, que contiene historia que no es historia, y un código de leyes hecho mil años después de la época de Moisés».

Lo más famoso es que Solomon Schechter, el padre fundador del judaísmo Conservador en Estados Unidos, pronunció un apasionado discurso de 1903 titulado «Crítica superior: antisemitismo superior». Su dicho no fue tan solo un juego de palabras. «La Biblia es nuestra única razón de ser, y es precisamente esto lo que el antisemitismo superior está tratando de destruir, negando todas nuestras afirmaciones sobre el pasado y dejándonos sin esperanza para el futuro», declaró . «¿Puede alguna sección entre nosotros permitirse el lujo de admitir este antisemitismo imperialista y confesar…que hemos vivido con falsas pretensiones y hemos sido las peores vergüenzas del mundo?»

Schechter tenía un punto sobre los prejuicios. Muchos de los primeros críticos alemanes no eran académicos desinteresados que buscaban una reconstrucción puramente histórica de la historia judía y su texto central. Por el contrario, la erudición bíblica de los días de Hoffmann y Schechter estaba llena de concepciones antisemitas sobre los judíos y judaísmo. Los antiguos israelitas a menudo se retrataban como analfabetos, legalistas y atrasados, en marcado contraste con los cristianos ilustrados. El «Antiguo Testamento» fue visto como un precursor necesario pero anticuado del cristianismo en el mejor de los casos, y como un artefacto primitivo para ser despreciado y descartado en el peor de los casos. Como observó Schechter, al denigrar el pasado judío, esa erudición sirvió para justificar la denigración de los judíos en el presente (de manera reveladora, los estudiosos han encontrado afinidades entre este academicismo y la exégesis bíblica nazi posterior).

Gran parte de la élite académica judía se reunió en torno a Hoffmann y Schechter, rechazando las afirmaciones de la academia alemana. Pero con el tiempo, los críticos de la Biblia corrigieron sus teorías en respuesta a la crítica de Hoffmann de la sustancia académica y la crítica de Schechter de sus fundamentos ideológicos. Lento pero seguro, a lo largo de décadas, los propios judíos ingresaron al campo y comenzaron a moldearlo por su cuenta. La pregunta entonces fue: ¿Cómo debería responder el judaísmo moderno a esta concepción fundamental de su historia de origen?

Para la mayoría de los judíos ortodoxos, la respuesta fue clara: la crítica bíblica más elevada siguió siendo una gran herejía. La noción de que la Biblia no era la palabra directa de Dios a Moisés en el Sinaí contradecía siglos de autocomprensión judía. «Aceptar los hallazgos de la erudición bíblica representaría una desviación completa del pensamiento judío tradicional», escribió Ben Elton, un erudito de la Universidad de Nueva York, en respuesta al manifiesto de Farber en TheTorah.com. «Significa rechazar la actitud hacia la Torá sostenida por cada judío hasta Spinoza y cada judío tradicional desde entonces». El judaísmo, en esta construcción, es como un muro: intentar reemplazar los ladrillos cruciales en su base corre el riesgo de derrumbar todo el edificio que ha sido construido sobre él por generaciones de comentaristas bíblicos, talmudistas y halájistas. Después de todo, si la Torá en realidad no vino directamente de Dios, ¿por qué sus preceptos serían vinculantes?

Por esta razón, gran parte de la erudición bíblica moderna no se enseña en las instituciones ortodoxas. Aunque la crítica textual y la historia comparativa del antiguo Cercano Oriente a veces se incorporan al plan de estudios bíblico, la crítica más alta sigue siendo verboten (prohibida). «Ha sido un libro cerrado», dijo Shalom Holtz, profesor asociado de Biblia en la Yeshiva University. Por lo tanto, mientras que las teorías modernas de la autoría bíblica a veces están cubiertas en los cursos, las clases se imparten bajo el supuesto de que el texto de la Torá es un todo unificado. Y cuando se produce un compromiso poco frecuente con una crítica más alta, generalmente es en forma de refutación aprendida o acomodación selectiva.

Pero no todos los eruditos ortodoxos han aceptado esta postura. Un grupo persistente de disidentes distinguidos ha tratado de conciliar una explicación más naturalista de la revelación con la teología judía tradicional. Algunos, como el rabino italiano y el profesor de la Universidad Hebrea, Umberto Cassuto, y el ganador del Premio Israel David Weiss HaLivni, rechazaron ciertas conclusiones de la academia y formularon nociones alternativas de los orígenes históricos de la Torá. Chaim Tchernowitz , un notable rabino nacido en Rusia y profesor de Talmud, confió a Mordechai Kaplan que «niega…cualquier creencia en la Torá min ha-shamayim [el origen divino tradicional de la Torá]». Más recientemente, la académica feminista Tamar Ross ha postulado su propia teoría de la «revelación en desarrollo». Del mismo modo, dos de los principales eruditos bíblicos de Harvard de las últimas décadas, James Kugel y Jon Levenson, también son judíos ortodoxos. En muchos sentidos, TheTorah.com es la consecuencia de esta particular contracultura ortodoxa.

Por otro lado, entre las denominaciones no ortodoxas, la sabiduría convencional es que los hallazgos de las críticas más altas ya han sido aceptados e incorporados a la teología del movimiento. Y, de hecho, el Seminario Teológico Judío Conservador (JTS), el Colegio de la Unión Hebrea Reformista (HUC), el Colegio Rabínico Reconstruccionista y varias escuelas pluralistas entrenan a sus aspirantes a rabinos en los rudimentos de la erudición bíblica moderna. Pero esta no es toda la historia.

Si bien algunos intelectuales y teólogos han escrito sobre estos temas, sus complejos tratados académicos no se han filtrado a los sus comunidades. «Es una desafortunada evasión», dijo el rabino Ron Stern del Templo Reformsta Stephen S. Wise en Los Ángeles, quien enseña homilética en el Hebrew Union College. “Estamos creando una discordancia muy extraña, ya que cuando enseñamos a nuestros estudiantes rabínicos en los seminarios conservadores y reformistas, y ​​otros seminarios progresivos, ciertamente les enseñamos las últimas tendencias en la erudición bíblica. Pero por alguna razón, la conexión que no se establece es cómo usar esas ideas para crear tomas significativas e inspiradoras de la Torá ”. Mientras que el jumash del movimiento Reformista, La Torá: un comentario moderno , incorpora las ideas de una crítica más alta, sus rabinos rara vez las utilizan. «Los rabinos creen que tienen que vivir en esta cosmovisión bifurcada«, continuó Stern, «donde cuando estamos en la bimah , presentamos una interpretación tradicional del texto, y mientras estamos en nuestras aulas, aprendemos una perspectiva contemporánea sobre el texto.«

Tal evasión académica ha dejado a muchos judíos no ortodoxos sin preparación para sus hallazgos, como descubrió el rabino David Wolpe en un Pesaj en 2001. Wolpe está clasificado como el rabino más popular de Estados Unidos por Newsweek, pero cuando le dijo a su congregación Conservadora que la erudición moderna pone en duda la historicidad del éxodo de Egipto, resultó ser uno de sus sermones más impopulares. Aunque muchos feligreses apoyaban a su rabino, sus palabras perturbaron a otros. La Dra. Laura Schlessinger condenó el sermón en su programa de radio emitido a nivel nacional, y el Templo Sinaí de Wolpe tuvo que establecer una línea telefónica adicional para atender la respuesta. Como lo expresó un columnista en ese momento, el incidente reveló que «los movimientos conservador, reconstruccionista y reformista deben hacer un mejor trabajo al explicarse, incluso a algunos de sus miembros«.

«Sufrimos de un déficit teológico», me dijo Wolpe. «Las personas en todas las categorías intelectuales pueden haber avanzado desde que tenían 10 años, pero nadie les ha dado un enfoque teológico de adultos«. En otras palabras, a pesar de las conclusiones de sus propios estudiosos, el movimiento conservador aún no ha exorcizado lo reconocido por el erudito bíblico Nahum Sarna como «El Fantasma de Schechter». Al reconocer este problema, Ismar Schorsch, chancelor de JTS de 1986 a 2006, dio el paso extraordinario de condenar al propio jumash de su movimiento, Etz Hayim , por su «ambivalencia hacia la erudición crítica» en su discurso de despedida.

En este vacío entró un grupo de eruditos mayoritariamente ortodoxos, encabezados por un rabino Haredi y un profesor bíblico Brandeis, que lanzaron TheTorah.com. Con él, Steinberg y Brettler esperaban llenar el vacío dejado por los tradicionalistas rechazadores y los modernistas agnósticos y ofrecer enfoques populares para reconciliar la erudición bíblica y la creencia judía.

«Realmente me encantaría que la educación judía se volviera más tolerante», me dijo Brettler, «y no establecer incorrectamente desde una perspectiva intelectual que toda observancia judía y ser judío de una manera fundamental depende de los puntos de vista tradicionales de la Biblia«. Con este fin, el sitio publica divrei Torá que utilizan la erudición moderna para iluminar la porción semanal de la Torá. Ofrece nueve enfoques para reconciliar las críticas más altas con la fe tradicional. Y publica confesionarios de eruditos bíblicos religiosos sobre sus propios viajes. Además, el sitio cubre otras áreas de la erudición moderna más allá de la autoría bíblica, aunque esa es claramente su principal preocupación.

Steinberg es un emprendedor notable por su esfuerzo. Un rabino ultraortodoxo británico educado en Manchester Yeshiva, Steinberg llegó a la erudición bíblica moderna por su cuenta, después de que no estaba satisfecho con las soluciones tradicionales a sus problemas. Al principio, tocó las puertas de eruditos y rabinos de todo el mundo, buscando respuestas. Encontró a muchos incapaces o poco dispuestos a responder las preguntas, y no solo en su propia comunidad ortodoxa.»La gente piensa: ‘Oh, Reformistas y Conservadores están abiertos a eso, no tienen problemas con eso’, y simplemente no es el caso», dijo.

Esta falta de un esfuerzo popular de base amplia para confrontar los hallazgos académicos condujo a la formación de TheTorah.com. «Muchas otras personas que son ortodoxas, que han estudiado la Biblia de cerca y quieren seguir siendo judíos firmemente comprometidos, han descubierto los mismos problemas y necesitan un recurso para ayudarlos a negociar el tema«, dijo Brettler. “Me hubiera encantado y a [Steinberg] le hubiera encantado que otra persona o una comunidad judía diferente lo hubiera considerado un problema. Ellos no.»

Los rabinos y los educadores están divididos sobre las perspectivas de la iniciativa. Como era de esperar, muchos intelectuales ortodoxos han refutado las afirmaciones hechas por Steinberg, Brettler y sus colaboradores, considerándolos más allá de la tradición. Algunos no están de acuerdo con sus argumentos, pero abogan por la inclusión de su perspectiva dentro del pensamiento ortodoxo. Otros han sido receptivos y pidieron más discusión.

Algunos que simpatizan con el sitio se preguntan si su enfoque popular podría ser contraproducente. «Lo que pueden descubrir es que en un intento de responder a los argumentos, van a crear más escépticos de los que responderán«, dijo Wolpe.

Brettler es más optimista. Después de haber impartido clases de educación de adultos en Boston durante años sobre estos temas, descubrió que el material a menudo puede resultar espiritualmente afirmativo. “Después de escucharme enseñar la Biblia críticamente, más y más personas van a shul regularmente, estudian la Torá regularmente, llegan a tiempo para la lectura de la Torá, simplemente porque tienen los antecedentes para entenderla de una manera que puedan relacionarse con ella honestamente«, dijo. «La noción de que esto es perjudicial para la identidad y la observancia judía puede ser cierta para algunas personas, pero creo que no es cierta como una generalización«.

En última instancia, dijo Holtz, no importa dónde se aborde la cuestión de los orígenes de la Torá, la erudición bíblica moderna no va a desaparecer y los judíos contemporáneos deben considerarla, incluso si las soluciones a los problemas que plantea a veces siguen siendo difíciles de alcanzar. Holtz no es ajeno a equilibrar los compromisos de fe y erudición, ya que estudió Biblia en Harvard y en la Universidad de Pensilvania antes de ocupar su puesto en la Yeshiva University del movimiento Ortodoxo. «Estoy bastante seguro de que las personas pueden vivir con preguntas«, dijo. “Ese es un gran paso para muchas personas. Pero creo que, al menos en mi caso, en mi propia experiencia personal, se vive con las preguntas, y la pregunta sobre este tema está ahí y es ineludible”.

Segun tomado de, http://www.judiosyjudaismo.com/2019/09/tu-rab-ortodoxo-tiene-miedo-que-descubras-esto/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.