Sobre actitudes viperinas y sus curas

por Eliezer Shemtov

“¿Tiene alguna duda por qué me siento tan mal? ¡Me siento mal porque estoy rodeado de gente tóxica!” dijo el joven del otro lado de la pantalla.

La gente suele creer que son producto o víctimas de las circunstancias que la rodean. ¿Será tan así? ¿No será quizás justamente al revés? ¿Quién influye más en quién, el mundo externo en nosotros o nosotros en el mundo exterior?

En la lectura de esta semana Jukat-Balak 1 , leemos sobre muchos temas muy importantes e interesantes. Una historia que llama mucho la atención es la siguiente 2 :

El pueblo judío se quejaba por el viaje cansador rumbo a Israel y por las condiciones incómodas en las que se encontraban, sin acceso predecible a agua y comida. Como castigo, Di-s mandó serpientes venenosas y murieron muchos como consecuencia de ello.

El pueblo recapacita y pide a Moshé que interceda ante Di-s para que retracte la plaga.

Di-s instruye a Moshé para que confeccione una víbora y la coloque sobre un mástil, así cualquiera que sea mordido la mire, vivirá.

La Torá concluye contando que Moshé efectivamente confeccionó una víbora de cobre, la colocó arriba del mástil y cualquiera que la miró luego de haber sido mordido, vivió.

¿Por qué justo una víbora de cobre? ¿Qué cualidades curativas tiene como para poder —desde lejos— salvar de la muerte al mordido por una serpiente venenosa?

Nuestros sabios —citados por Rashi— hacen esta pregunta y explican que el poder curativo no estaba en la víbora sobre el mástil sino en otro lugar: en el mismo corazón del afligido.

“¿Acaso la víbora mata o revive?” preguntan 3 . “Sino viene a decirte que mientras el pueblo de Israel miraban hacia arriba y subyugaban su corazón hacia su padre en el cielo se curaban y si no, sucumbían.”

En otras palabras, lo que sirvió para neutralizar el efecto del veneno introducido en ellos por la mordedura de la víbora, fue su propia actitud y conducta. Al mirar hacia arriba y, como consecuencia de ello, arrepentirse y subyugar su corazón —incluyendo a la “víbora venenosa”, o sea los impulsos negativos y destructivos que residen ahí— a su Padre Celestial, logra no solo neutralizar el efecto del veneno de la víbora física, sino que su impacto logra hasta transformar a la víbora misma en fuente de curación: “y será que todo aquel que llegase a ser mordido, la mirará y vivirá” 4  El mirar hacia arriba y ver la víbora, conscientizándose de su propia conducta viperina e ingrata 5 sirvió para que se arrepienten y recapaciten.

En otras palabras, las fuerzas viperinas en el mundo son un reflejo, y se nutren del carácter viperino en el ser humano. Cuando logramos dominar, neutralizar y transformar a su “víbora” interna, no hay víbora ni fuerza viperina en el mundo que lo pueda vulnerar.

Vemos un antecedente bíblico a propósito de esto en la historia de José y sus hermanos. Los hermanos lo habían tirado a un pozo “vacío sin agua”, dice la Torá 6 . ¿Por qué esa redundancia? Si era vacío, ¿no es obvio que no tenía agua?

Nuestros sabios explican 7 que si bien era vacío de agua, estaba lleno de víboras y escorpiones.

¿Cómo hizo José para sobrevivir a sus respectivos venenos? La respuesta es que un animal solo puede vulnerar a un ser humano que se comporta como un animal, o sea dominado por los dictámenes de sus impulsos e instintos animales. José, tenía dominados sus instintos e impulsos, era un verdadero hombre y por lo tanto no tenía lo que temer a lo animales.

Ya que estamos hablando de víboras y sus venenos, hay un detalle más: víboras y escorpiones tienen venenos distintos, calientes y fríos. El veneno “caliente” ataca el sistema circulatorio de la víctima mientras que el “frío” ataca el sistema nervioso, paralizándolo.

A nivel espiritual, también, hay dos venenos —actitudes— que paralizan y matan: el “caliente”, o sea la sensibilidad y ambición y el “frío”, o sea la insensibilidad y falta de ambición. Imaginemos dos escenarios diferentes: 1) alguien que es sensible en cuanto a cómo lo perciben lo demás y hace todo para lograr su aprobación, siendo indiferente a su condición interior y contenido espiritual; 2) alguien que aspira a hacer el bien y trabaja constantemente para ser cada vez mejor persona, sin importar lo que los demás piensan de él. ¿A cuál de las dos considerarías una conducta sana y a cuál de las dos una conducta “viperina”, motivada por venenos calientes y fríos?

Así que la herramienta de esta semana es: cuando sentís que el mundo que te rodea es tóxico y amenazante, no te quejes; reconfigura tus propias actitudes viperinas; te sentirás mejor y verás cómo las repercusiones a tu alrededor te sorprenderán.

NOTAS AL PIE

  1. Números, 19:1 – 25:

2. 21: 4-9

3. Talmud, Rosh Hashaná 29a. Véase comentario de Rashi sobre el versículo 21: 8.

4. Números, 21: 8

5. Véase comentario de Rashi sobre el versículo 21: 6 donde explica que el castigo por medio de las víboras fue porque su conducta era en cierta manera “viperina” e ingrata.

6. Génesis, 37: 24

7. Véase comentario sobre el versículo.

Según tomado de, https://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/4799847/jewish/Jukat-Balak.htm#utm_medium=email&utm_source=94_magazine_es&utm_campaign=es&utm_content=content

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.