RSS

Las Tres Oraciones Diarias: Ideas generales

24 Aug

por Rav Shraga Simmons

La plegaria diaria: Ideas generales

La plegaria es nuestra oportunidad de hablar directamente con Dios.


Introducción

La plegaria es una obligación diaria para cada judío, como está escrito: “Servirás a Hashem tu Dios con todo tu corazón”. (1) El Talmud explica: “¿Cuál es el servicio del corazón? La plegaria”. (2)

Todavía más: cuando un individuo o una comunidad enfrentan un peligro inminente, la Torá requiere que eleven plegarias a Dios. (3) Esta obligación es tanto para los judíos como para los no judíos. (4) (5)

A través de la plegaria, el hombre mortal tiene la oportunidad de hablar directamente con el Creador del universo y expresar sus necesidades. Dios escucha y responde a nuestras plegarias. (6) En el judaísmo, todas las plegarias se dirigen directa y exclusivamente a Dios. No les rezamos a los ángeles. No les rezamos a las personas que han fallecido. Sólo Dios puede responder a nuestros pedidos. (7)

Cada día, hay tres servicios principales de plegarias:

  • Shajarit, la plegaria matutina
  • Minjá, la plegaria de la tarde
  • Maariv, la plegaria nocturna

De acuerdo con la tradición, estas tres plegarias fueron instituidas respectivamente por Abraham, Itzjak y Iaakov. (8)

Las tres plegarias diarias también corresponden a los tres servicios diarios que se efectuaban en el Templo Sagrado: la ofrenda Tamid de la mañana, la ofrenda Tamid de la tarde, y las partes de los sacrificios que se quemaban en el altar cada noche. (9)

En consecuencia, cuando alguien reza se considera como si hubiera llevado una ofrenda al altar. (10)

Al dedicarnos a rezar en diversos momentos del día, hacemos que Dios sea parte de cada aspecto de nuestras vidas. (11)

Quienes descubren por primera vez el servicio de plegarias, a veces pueden sentirse agobiados por la carga de las plegarias diarias. Lo recomendable es comenzar con unas pocas plegarias y gradualmente ir agregando otras al ritual diario. (12) Si es necesario, en un primer momento incluso puede limitarse a una sola plegaria diaria. Esto se puede hacer siempre y cuando sea con el entendimiento de que con el tiempo llegará a completar todas sus responsabilidades respecto a las plegarias diarias. Las plegarias más importantes que se dicen cada día son la Amidá y el Shemá. Más allá de esto, se debe pedir consejo a un rabino para saber a qué se le debe dar prioridad en este proceso de crecimiento.

El idioma de la plegaria

Las plegarias se leen de un sidur, (13) el texto religioso judío en mayor circulación, incluso por encima de la Biblia Hebrea. (14) Sidur significa “orden”, porque contiene el texto establecido para la plegaria. Para quienes hablan español, es sumamente recomendable tener una copia del sidur de ArtScroll. Este fue traducido por eruditos judíos que entienden las sutilezas tanto del hebreo como del español, e incluyen una explicación de todas las plegarias, leyes y costumbres, para los días de la semana, el Shabat, las festividades y los eventos especiales a lo largo del ciclo de vida. (15)

Técnicamente, las plegarias pueden decirse en el idioma que uno entiende, (16) sin embargo el idioma preferido para las plegarias es el hebreo. (17) Se puede rezar con el texto original en hebreo incluso sin entenderlo. (18) En cualquier caso, es una buena idea aprender hebreo lo antes posible para poder rezar de forma significativa en el idioma original.

Muchas de las plegarias se basan en versículos bíblicos, y la Amidá (por ejemplo) fue compuesta en el siglo IV AEC por los miembros de la Gran Asamblea, guiados por los profetas Nejemiá y Ezra. (19) Antes de eso, la gente rezaba manifestando lo que tenía en su corazón, (20) pero debido a las dificultades del exilio la nación judía comenzó a perder el contacto con sus “corazones”. Por eso la Gran Asamblea fijó el texto para las plegarias, incorporando en sus palabras profundos significados cabalísticos para que incluso el judío más simple pudiera ser capaz de comunicarse con Dios con las palabras más sagradas. En consecuencia, el libro de plegarias trasciende el tiempo y la geografía, permitiendo que cada judío se conecte profundamente con Dios usando las mismas palabras.

Es una buena idea fijar cada día un momento para leer y contemplar el significado de las plegarias diarias y de las plegarias especiales. (21)

Existen pequeñas variaciones en el texto de las plegarias, basados en las costumbres de las diversas comunidades. Los tres textos más comunes son:

  • Nusaj Ashkenaz (lit. edición alemana) – utilizado por los judíos de ascendencia ashkenazí. (22)
  • Nusaj Edot HaMizraj(lit. versión de las comunidades orientales) – usado por los judíos de ascendencia sefaradí. (23)
  • Nusaj Sefarad (lit. edición española) – utilizado en general por los jasidim, se basa en las enseñanzas del Arizal, sabio místico del siglo XVI.

Existen precedentes históricos para leves variaciones en el texto; los escritos místicos enseñan que hay 12 “ventanas” celestiales a través de las cuales envían sus pedidos cada una de las Doce Tribus. Por eso, originalmente los Sabios compusieron 12 ediciones de las plegarias, correspondientes a las características espirituales diferentes de los diversos segmentos del pueblo judío. (24)

Diversas obligaciones

Los hombres deben rezar con un minián siempre que sea posible. (25) Esto se debe a que es más probable que sea aceptada la plegaria pública, a diferencia de la plegaria privada que depende en gran medida del grado de concentración de la persona. (26) Además, hay ciertas partes del servicio que sólo se pueden decir en presencia de un minián: Kadish, (27) Barjú, (28) la repetición de la Amidá, (29) la bendición de los cohanim, (30) y la lectura de la Torá. (31) Siempre se debe tratar de rezar en una sinagoga, (32) incluso si en ese momento no hay presente una congregación. (33) En la clase “Leyes de la vida cotidiana – La sinagoga” se analizan más leyes relativas al minián.

También las mujeres están obligadas a rezar cada día. (34) Sin embargo, debido a que esta es una mitzvá “limitada por el tiempo”, la obligación específica es diferente. Una mujer que debe cuidar a sus hijos puede cumplir su obligación de rezar con una breve plegaria informal. (35) Los detalles se analizan en: “Leyes de la vida cotidiana – Las mujeres y las mitzvot”. (36)

Se debe enseñar a los niños a rezar de la forma debida. (37) Apenas el niño es capaz de hablar, se le debe enseñar a decir el primer versículo del Shemá. (38) Tradicionalmente, se lleva a la sinagoga incluso a niños muy pequeños, siempre y cuando no perturben la plegaria de los demás. (39)

Dónde rezar

Dios escucha nuestras plegarias sin importar en dónde estemos. Pero las plegarias son mejor recibidas cuando se recitan en un lugar fijo, (40) porque esto ayuda a tener concentración. Por lo tanto, se debe seleccionar un lugar particular para rezar, a menos que haya razones importantes para rezar en otro lado. (41)

En general, se debe tratar de no rezar en un área en donde otras personas puedan llegar a molestarnos. (42) Además, debido a que el Rey Jizkiahu se volvió hacia la pared para suplicarle a Dios, (43) siempre que sea posible es mejor rezar frente a una pared. (44)

Hay ciertos lugares en los cuales no se debe rezar ni decir bendiciones. Por ejemplo, no es ideal rezar en un área abierta que no tiene techo, (45) si hay otro lugar disponible. (46)

No se puede rezar ni recitar bendiciones en el baño (47) ni en ningún lugar donde hay mal olor o desperdicios expuestos. (48) Tampoco se puede rezar ante la presencia de alguien que no está suficientemente vestido. (49)

Focalizar la atención en la plegaria

Hay dos cosas que se deben tener presentes al rezar:

  • Recordar que estás de pie frente al Rey Omnipotente del universo
  • Prestar atención al significado simple de las palabras (50)

Durante la plegaria, se debe tener limpia la mente y el cuerpo. Es necesario esforzarse por alejar cualquier pensamiento ajeno (sobre negocios, trámites, etc.) y concentrarse solamente en las palabras de las plegarias.

Si alguien tiene dificultad para concentrarse en las plegarias, por lo menos debe concentrarse debidamente en el Shemá y la Amidá. Al decir la Amidá, es especialmente crítico mantenerse concentrado durante la primera bendición. (51)

Antes de comenzar a rezar, debemos entrar en un marco mental solemne. (52) No hay que rezar cuando uno está preocupado por algo. (53) Si en medio de la plegaria se nos cruza algún pensamiento ajeno, debemos esperar en silencio hasta que logremos sacarlo de la cabeza y luego seguir rezando. (54)

Para evitar que la mente se disperse, es una buena idea mantener los ojos fijos en el sidur. (55) De hecho, durante la plegaria no se debe sostener en la mano ninguna otra cosa fuera del sidur. (56)

Al rezar, la vestimenta debe reflejar la importancia de la experiencia. (57)

Asimismo, debemos lavarnos las manos antes de las plegarias, (58) y durante la plegaria no hay que tocar ninguna parte del cuerpo que normalmente esté cubierta. (59) Si es necesario, antes de rezar se debe ir al baño. (60)

El día judío

En la siguiente clase nos referiremos al cronograma diario de plegarias. Pero antes, necesitamos entender algunos conceptos básicos respecto a cómo está estructurado el día judío.

Para comenzar, es importante recordar que el día judío comienza a la noche, basado en Génesis 1:5 que menciona primero la noche: “…y hubo noche y hubo mañana”. (61)

Sin embargo, la mayoría de las personas intuitivamente piensan que el día comienza a la mañana, así que en pos de la simplicidad nuestro análisis comenzará con la salida del sol y continuará hasta llegar a la noche.

Terminología

Hay algunos términos claves que debemos entender y recordar:

  • Alot Hashajar – el comienzo del día, 72 minutos antes del amanecer
  • Netz HaJamá – el amanecer
  • Jatzot HaIom – el mediodía
  • Shkiá – la puesta del sol
  • Bein Hashmashot – el período entre la puesta del sol y el anochecer (tzet hakojavim) se considera como un momento “de duda” entre el día y la noche.
  • Tzet HaKojavim – el anochecer se define por la aparición de tres estrellas, (62) lo cual ocurre aproximadamente 30-40 minutos después de la puesta de sol, dependiendo de la estación y del lugar.
  • Hatzot Halaila – la medianoche

Tiempos de las plegarias

Cada plegaria específica se analizará con mayor profundidad en la próxima clase, pero por ahora lo básico es:

  • Shemá de la mañana – el momento más temprano en que se puede recitar el Shemá de la mañana es aproximadamente una hora antes del amanecer, (63) y se puede decir hasta la cuarta parte del día.
  • Shajarit– comienza con el amanecer y continúa hasta el final de la cuarta hora halájica, que es equivalente a un tercio del día.(64)
  • Minjá– el servicio de la tarde comienza media hora después del mediodía, (65) y continúa hasta la puesta del sol. (66) 
  • El Shemá de la noche – se puede recitar al anochecer (tzet hakojavim) hasta la medianoche halájica. (67)
  • Maariv– el servicio nocturno comienza al anochecer (tzet hakojavim), (68) y continúa hasta la medianoche halájica. (69)

Horas estacionales

Las horas a las que nos referimos aquí son llamadas “horas estacionales” (en hebreo shaot zmaniot) y son diferentes de las horas convencionales. Una hora convencional consiste en 60 minutos. Pero una hora estacional judía puede tener más o menos de 60 minutos, dependiendo de la estación y de la ubicación.

Dicho de forma simple, las horas estacionales se determinan al dividir el día en 12 partes iguales, y la noche en 12 partes iguales.

Por ejemplo, digamos que en una ciudad en particular, en un día de verano, el sol sale a las 5 a.m. y se pone a las 8 p.m. Esto significa que hay 15 horas de “día” y 9 horas de “noche”. En términos judíos:

  • Dividimos el “día” en 12 partes iguales, Debido a que hay 15 horas de “día”, cada “hora estacional” tendrá 75 minutos (15 horas x 60 minutos = 900 minutos, luego lo dividimos por 12 = 75 minutos por “hora estacional”).
  • También dividimos la “noche” en 12 partes iguales. Como quedan sólo 9 horas de “noche”, cada “hora estacional” tendrá 45 minutos (9 horas x 60 minutos = 540 minutos, luego lo dividimos por 12 “horas” = 45 minutos cada “hora estacional”).

En invierno ocurre lo opuesto, las “horas estacionales de noche” son más largas, y las “horas estacionales de día” son más cortas.

En un día en el cual el sol sale a las 6 a.m. y se pone a las 6 p.m., cada hora estacional tendrá exactamente 60 minutos.

Con respecto a las horas especificas locales, se puede obtener fácilmente en varios sitios de Internet, como por ejemplo https://www.myzmanim.com/search.aspx?lang=es

Ahora que hemos visto los aspectos básicos, en la siguiente clase analizaremos los detalles específicos de las plegarias judías diarias.


Notas:

(1) Deuteronomio 11:13

(2) Taanit 2a

(3) Ibíd. Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 2:25)

(4) Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 2:25); cf. Or Sameaj (Tefilá 1:2)

(5) De acuerdo con el Rambam (Tefilá 1:1 y Sefer HaMitzvot – Positiva N° 5), la obligación de las plegarias diarias es una obligación de la Torá en todo momento. Sin embargo, ver Mishná Berurá 106:4, que sigue el dictamen del Rambán respecto a que la obligación básica de la plegaria diaria es de origen rabínico.

(6) Rambán (Hasagot to Sefer HaMitzvot, Positiva N° 5)

(7) Rambam, 13 Principios de fe, N° 5; Baer Heitiv (Oraj Jaim 581:17)

(8) Talmud, Brajot 26b, basado en Génesis 19:27, 24:63 y 28:11. Ver también Salmos 55:18 y Daniel 6:11

(9) Talmud, Brajot 26b

(10) Talmud, Ioma 86b

(11) Ver Kuzari 3:5 y la introducción del Rav Dr. Elie Munk a World of Prayer (Feldheim).

(12) Oído del Rav Itzjak Berkovitz

(13) Hay un libro especial de plegarias para las festividades que se llama Majzor, “ciclo”.

(14) Rav Jaim HaLevi Donin: To Pray as a Jew

(15) Puede comprarse en línea en artscroll.com.

(16) Oraj Jaim 101:4, 62:2 con Mishná Berurá

(17) Mishná Berurá 101:13. La plegaria regular comunitaria debe pronunciarse en hebreo; una congregación no puede adoptar otro idioma oficial para las plegarias (Mishná Berurá 101:13).

(18) Mishná Berurá 62:3

(19) Talmud, Brajot 33a; Meguilá 17b

(20) Rambam (Tefilá 1:3)

(21) Rav E. M. M. Shaj citado en la introducción al Kuntras Avodat HaTefilá de Rav Meir Birnbaum; cf. Mishná Berurá 101:2

(22) Los judíos ashkenazim son aquellos cuyos ancestros provienen de la mayoría de los países europeos, incluyendo a Inglaterra, Francia, Alemania, Checoslovaquia, Austria, Hungría, Polonia y Rusia.

(23) Los judíos sefaradim por lo general son aquellos cuyos ancestros provienen de países que estuvieron bajo influencia musulmana, tales como España, Siria, Líbano, Egipto, Iraq, Irán, Túnez, Marruecos, Argelia y Turquía.

(24) Mishná Berurá 68:4

(25) Oraj Jaim 90:9, Shut Igrot Moshé (Oraj Jaim 2:27, 3:7)

(26) Talmud, Brajot 6a; Mishná Berurá 52:3, 90:28

(27) Oraj Jaim 55:1

(28) Ibíd.

(32) Talmud Jerusalem, Brajot 4:4

(33) Oraj Jaim 90:9

(34) Oraj Jaim 106:1

(35) Ishei Israel 7:7 en nombre del Jafetz Jaim y del Jazón Ish

(36) Más información sobre el rol de la mujer en la plegaria se puede encontrar en Rigshei Lev, del Rav Menajem Nissel (Targum Press).

(37) Oraj Jaim 106:1

(38) Mishná Berurá 70:7

(39) Mishná Berurá 98:3

(40) Oraj Jaim 90:19

(41) Aruj HaShulján 90:23

(42) Oraj Jaim 98:2

(43) Isaías 38:2, Reyes II 20:2

(44) Oraj Jaim 90:21 con Mishná Berurá

(45) Oraj Jaim 90:5

(46) Mishná Berurá 90:11

(47) Oraj Jaim 83:1

(48) Oraj Jaim 90:26

(49) Oraj Jaim 75:1 y Mishná Berurá 75:2, 76:2. Más detalles sobre la manera de vestirse se puede encontrar en Halijot Bat Israel 4:9

(50) Rambam (Tefilá 4:16); Oraj Jaim 98:1

(51) Oraj Jaim 101:1

(52) Brajot 30b

(53) Brajot 31a

(54) Oraj Jaim 89:1

(55) Mishná Berurá 53:87, Tefilá KeHiljato 2:8

(56) Oraj Jaim 96:1-2

(57) Oraj Jaim 91:5

(58) Oraj Jaim 92:4

(59) Oraj Jaim 90:3

(60) Oraj Jaim 92:1

(61) Talmud – Brajot 26a

(62) Talmud – Shabat 35b

(63) Desde el momento en que puedes reconocer a un amigo a una distancia de cuatro codos (2 metros)

(64) Oraj Jaim 443, Mishná Berurá 8. Si alguien por descuido no rezó antes de ese momento, puede decir Shajarit hasta el mediodía.

(65) Oraj Jaim 233:1

(66) Mishná Berurá 233:14

(67) Oraj Jaim 235:3

(68) Bajo ciertas circunstancias, se puede decir Maariv hasta 72 minutos antes de la puesta del sol. Consulta con tu Rabino por más detalles.

(69) Si es necesario, tanto el Shemá como Maariv se pueden recitar hasta el comienzo del día (Alot HaShajar), 72 minutos antes del amanecer.

Según tomado de, https://www.aishlatino.com/judaismo/ley-judia/principiantes/La-plegaria-diaria-Ideas-generales.html?s=mm

 
Leave a comment

Posted by on August 24, 2020 in Uncategorized

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
%d bloggers like this: