RSS

¿Por qué los judíos? Una reflexión sobre Yad Vashem

01 Nov
Op-Ed: My Holocaust memories in a coronavirus world - Los Angeles Times

Por el escritor invitado, William M. Shea

En 2006, estuve en Jerusalén para un seminario de tres semanas para educadores en Yad Vashem (que significa mano y nombre) sobre el asesinato de judíos entre 1935 y 1945. Yad Vashem es un monumento internacional a las víctimas de la Shoah que contiene un museo, una biblioteca, un centro educativo, dos galerías de arte, un edificio administrativo, una editorial, una impresionante avenida arbolada dedicada a los gentiles justos que salvaron judíos/as durante la Shoah, y un centro de investigación, todo en una colina (un peñasco en hecho!) que domina la ciudad de Jerusalén. Los papas Juan Pablo y Benedicto lo hicieron parte de sus peregrinaciones a los lugares sagrados cristianos en Israel.

Yad Vashem es un lugar inquietante como ningún otro sitio en Israel. En mi mente, su competencia es el Muro del Templo de Herodes, un lugar donde este mundo se encuentra con otro y tú estás en ambos al mismo tiempo. Visité el Muro en la Ciudad Vieja tres veces para orar por el pueblo de Israel y la tierra, y para orar por mi familia. ¿Por qué estuve allí? No podía permitirme ir como turista o peregrino, así que estuve allí como un estudiante de setenta años con una beca. Quería aprender más sobre la Shoah, sus causas y sus efectos, un evento y una experiencia que me ha perseguido desde que tenía diez años en 1945.

¿Por qué los judíos? En esto pensaba cuando tenía diez años viendo las películas de los campos y los juicios de Nuremberg en un teatro en Westchester Square en el Bronx. Cada vez durante setenta años, cuando he conocido a un judío, esa pregunta me golpea. Esa es la pregunta que llevé durante décadas y que me llevó, finalmente, a Yad Vashem y su sala de seminarios.

¿Por qué los judíos?

¿Qué tenían que decir los eruditos de Yad Vashem?

¿Hubo antijudaísmo en el imperio romano? Sí, cien años antes del nacimiento del cristianismo y doscientos años antes en Egipto. La actitud de los romanos hacia los judíos fue marcadamente ambigua. Por un lado había fascinación y admiración. Para muchos “buscadores” romanos, el monoteísmo del judaísmo representaba una práctica religiosa y ética particularmente atractiva. El judaísmo fue un testimonio imponente de Aquel que exige justicia para todos. Pero al mismo tiempo, en la mentalidad popular, se pensaba que los judíos eran arrogantes, codiciosos, traidores, exclusivos y misantrópicos, extraterrestres en cada ciudad y en el imperio mismo, cuya lealtad siempre estaba suspendida. Sobre todo, solo adorarían al “Santo”.

Los cristianos añadieron al stock de la xenofobia un odio religioso quizás nacido en el momento del origen cristiano: los judíos mataron al Mesías. El rechazo del catolicismo medieval a los judíos por motivos religiosos trajo consigo medidas legales destinadas a fijar a los judíos en el estado de una clase social inferior, para determinar dónde y cómo podrían vivir, para restringir el tipo de trabajos que podían hacer, para marcarlos como ahora marginal a la historia de la salvación, para dejarlos a merced de la turba. Las masacres de la primera Cruzada (1097-98 EC) no dejaron ninguna duda en cuanto a la impotencia de los judíos y la intención asesina de un ejército cristiano.

El antijudaísmo europeo moderno continuó con el antiguo odio cristiano, pero dio un giro radical en el siglo XIX con la invención “científica” de una teoría del racismo. No había racismo en el antiguo antijudaísmo cristiano. En lo que debe parecernos una ironía, la Ilustración del siglo XVIII otorgó a los judíos los derechos de ciudadanía, mientras que el nacionalismo en el XIX cuestionó la lealtad judía. Las naciones de Occidente tenían su pregunta: ¿Eres uno de nosotros? ¿Eres de nuestra estirpe o eres un ser humano menor? Puedes ser uno de nosotros pero a un precio: asimilación cultural. Y así surgió la amenaza de eliminación del judaísmo en el momento de la liberación del judío. En los Estados Unidos, las presiones asimilacionistas se redujeron con el establecimiento de varios nuevos judaísmos que permitieron a los judíos pertenecer a una comunidad judía al injertarse en la nueva tierra prometida en Estados Unidos. Al igual que los católicos, los judíos estadounidenses encontraron formas para “comerse su pastel.”

Muchos judíos se sintieron movidos por el igualitarismo y el universalismo de los ideales de la Ilustración, y así se encaminaron en la dirección del socialismo y el marxismo, los cuales trascendieron el nacionalismo y exigieron una comunidad igualitaria, al menos en teoría. Tanto los católicos como los judíos tuvieron problemas con la Ilustración y la modernidad. Los católicos lucharon con la ideología de la modernidad y su amenaza a la jerarquía y el tradicionalismo, el resultado fue la Iglesia fortaleza de Pío IX y Pío X, mientras que los judíos lucharon entre ellos, tratando de defender a sus familias y sinagogas contra las presiones asimilacionistas y nacionalistas. De hecho, mirando hacia atrás ahora, parece que el catolicismo fortaleza y la ortodoxia judía tenían más en común de lo que sabían, especialmente en sus respuestas a la modernidad.

¿Qué significa ser judío?

La modernidad golpeó a las comunidades judías con preguntas básicas: ¿qué es el judaísmo, quién es judío? ¿Qué es esencial para la vida de la comunidad? ¿Es el judaísmo una nación dispersa, una nación esparcida entre las naciones? ¿Es una fe? ¿El judaísmo exige ciertas creencias religiosas? ¿Es principalmente una religión, o una práctica social y una forma particular de memoria? ¿O es esa cosa misteriosa, una carrera? En la cristiandad solo había una raza humana, descendiente de Adán y Eva, pero en el lado oscuro de la modernidad, la “raza” era una cuestión de sangre, y no había una raza humana que lo abarcara todo.

En el siglo XIX, la monogénesis bíblica se consideraba superstición. ¡Nadie que supiera algo creía que el relato de Génesis sobre los orígenes humanos en una pareja original es cierto! Y entonces había razas humanas: caucásicas, arias, negras, asiáticas y semíticas. ¿Eran los judíos una raza y, de ser así, cuán humanos eran? Hitler estaba bastante seguro de que eran, de hecho, una raza y tan inferior a la raza aria que se les negaría la humanidad por completo. Los judíos eran untermenschen. No podían tener NINGUNA identidad nacional y, como no eran arios, no podían pertenecer a la nación alemana. Debían ser destruidos. Eran “cosmopolitas” y, por lo tanto, representaban una amenaza para las naciones que exigían una lealtad basada en la sangre. Por su estatus racial mestizo y su rapacidad sexual amenazaban la pureza de las razas superiores.

Hitler agregó un elemento de su lectura en la literatura arcana y esotérica del antijudaísmo, incluida la infame falsificación rusa, “Los Protocolos de los Sabios de Sión.” [1] Para completar su mito de la lucha entre los más altos y los más bajos en la lista de razas, agregó la creencia de que los judíos hicieron dos grandes incursiones históricas en la cultura occidental para destruirla. Los judíos siempre están trabajando para sabotear las razas superiores; son una raza parásita en su convicción. Una vez en el advenimiento del cristianismo en el Imperio Romano y una vez más bajo la forma de bolchevismo soviético, los judíos atacaron la cultura occidental bajo una apariencia. El cristianismo, especialmente la Iglesia católica, es una forma gentil de judaísmo y la revolución rusa fue fomentada y dirigida por judíos. Estos deben ser destruidos si los arios quieren lograr su dominio racial adecuado.

Hitler se consideraba completamente moderno y práctico. Richard Wagner, uno de sus héroes cuyo ensayo sobre “El problema judío” Hitler admiraba, pensaba y se preocupaba por los judíos mientras el propio Hitler actuaba. Mató a más de 6 millones de judíos, además de hombres homosexuales, gitanos y varios millones de cautivos soviéticos y un millón de católicos polacos, once millones en total, y esta cifra no incluye a los 20,000,000 de ciudadanos soviéticos que mató en la Operación Barbarroja, y otros millones más untermenschen que mató en Europa central y occidental. No mató a todos los polacos. Ignoró a algunos homosexuales y gitanos, pero quería matar a todos los judíos vivos. Tan profundo era su odio que sus últimas palabras antes de suicidarse era una súplica a los líderes de Occidente que terminaran la destrucción de los judíos.

Hitler respondió a la pregunta ¿Por qué los judíos ?, identificando a los judíos como un virus racial. Deben ser exterminados si las razas humanas quieren sobrevivir y prosperar. Así, para él, la historia “real” (nazi) es la historia de la lucha de los más altos de la humanidad (arios) contra los más bajos (judíos). Recordemos ahora el cántico en Charlottesville en 2018: “¡Los judíos no nos reemplazarán!” El mito vive.

Así que, nos enfrentamos a dos respuestas bastante distintas a la pregunta: ¿Por qué los judíos? La respuesta del historiador es que el antijudaísmo en Occidente combina la xenofobia clásica con la acusación cristiana de deicidio. La respuesta de Hitler se expresa en una elaborada teoría de la raza con un barniz de apocalitismo maniqueo.

Mientras estaba en el Muro sentía la Presencia del Santo, de igual manera cuando estaba en el Museo de Yad Vashem sentí la ausencia de vida; un agujero negro en el corazón de la humanidad arráncando la vida y el ser hacia la nada. ¿Qué hay que entender sobre eso? Es absurdo, un hecho brutal y nada más. [2] Debería haber preguntado “¿Por qué los nazis?”

[1] Anónimo., Los protocolos de los ancianos de Sion. C.1905. Encontré una copia en una librería usada en el Bronx cuando tenía unos quince años.

Según tomado de, https://www.patheos.com/blogs/suspendedinherjar/2019/09/why-the-jews3771/?

Traducido por, drigs (CEJSPR)

 
Leave a comment

Posted by on November 1, 2020 in Uncategorized

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
%d bloggers like this: