RSS

Puedo oir cómo se rompe el cristal

05 Nov
I Can Hear the Glass Shatter

por Michelle Halle, artículo de LCSW

¡Él no lo sabe!

Siento una sacudida repentina cuando escucho a mi nieto mayor pronunciar su discurso de Bar Mitzvah. Siendo huérfana de mis propios abuelos, no tomo mi papel de abuela, ni puedo tomar parte en esta celebración de Bar Mitzvah. La abuela tiene sus privilegios únicos, pero también tiene su propio conjunto de responsabilidades. Me di cuenta de que esta celebración de Bar Mitzvah tenía lugar solo unas semanas antes del 82 aniversario de la Kristallnacht, la noche en la que el tatarabuelo del niño del Bar Mitzvah, Hugo Alperowitz, fue arrestado por los nazis por ser mohel, chazzan, shochet y maestro de la Torá.

Su casa fue saqueada, y su biblioteca compuesta de libros judíos fue removida y quemada mientras su esposa y su hija de siete años (mi madre) permanecían indefensas y aterrorizadas mientras presenciaban su arresto y la posterior matanza.

De repente me di cuenta que todavía tenía que contarle a mi nieto esta parte de la historia familiar. Le pertenece a él y me he olvidado de transmitirla. ¿Cómo me había permitido confabular con mis padres y continuar con su legado de silencio?

Aunque mi padre fue un sobreviviente del Holocausto y mi madre una refugiada, casi nunca nos hablaron sobre lo que experimentaron. Pensando más en ello, tuve que reconocer que yo también había pasado este legado de secreto a mis propios hijos. Sabían que mis padres, sus abuelos, habían vivido el Holocausto, pero los detalles eran escasos. Tenía pocos detalles para compartir con ellos. No fue hasta que mis hijos se convirtieron en adultos jóvenes que encontré la valentía para tratar de descubrir más sobre lo que habían pasado mis padres.

Comprendí la motivación de mis padres para protegernos de las atrocidades que lograron sobrevivir. Explorar su historia personal fue aterrador. Me pregunté si disponía de los recursos emocionales para afrontar los descubrimientos que haría. Mis padres no transmitieron información, pero sí transmitieron el trauma y la mera idea de saber más me traumatizó. Enterrar los recuerdos y los sentimientos podría haber parecido lo mejor que se podía hacer, pero cuando los sentimientos no se procesan, quedan enterrados vivos.

Esto me quedó claro años antes, cuando mi padre empezó a hablarme sobre Mauthausen, otra historia que el chico del Bar Mitzvah no conocía. Mi padre nunca había hablado de sus años en los campos de trabajo, así que me sorprendió cuando empezó a contármelo. Dijo que era un adolescente físicamente fuerte y, como miles de otros judíos polacos, trabajaba en la cantera moviendo pesadas piedras. Un día, llevaba una piedra inusualmente pesada y, mientras luchaba con su peso, la dejó caer sobre su pie. Probablemente le fracturó los huesos y apenas podía mantenerse en pie.

Lo transfirieron a labores de cocina por un corto tiempo. Me dijo que esto fue glicklich, afortunado, porque mientras trabajaba en la cocina, podía salirse con la suya robando algunas cáscaras de papa. Era arriesgado, pero estaba hambriento, y el riesgo de robar las cáscaras valía la pena intentarse. Quería compartir su buena suerte, así que mi padre le pasó algunas sobras a su amigo. Ese tipo no fue tan afortunado. Los nazis lo sorprendieron con las cáscaras en su mano.

Cuando mi padre llegó a este punto de su narrativa, su cuerpo comenzó a temblar. Nunca había visto nada similar. Temblaba incontrolablemente y sollozaba. Me di cuenta que nunca había hablado de esto en los cuarenta años que habían transcurrido. Sus sentimientos, los sentimientos que nunca antes se permitió sentir, lo abrumaron. De hecho, mi padre era un hombre fuerte. Llevaba las piedras de cantera durante sus años en Mauthausen, y llevaba el recuerdo de ver morir a su amigo por el crimen de tener cáscaras de patata que él le había regalado.

Hugo e Ida Alperowitz

En realidad, tampoco quiero contarle esta historia al chico del Bar Mitzvah. Al igual que mi padre, prefiero mantenerla enterrada. Pienso de nuevo en su tatarabuelo, Hugo Alperowitz, su bisabuela, mi madre, su historia no contada y el legado no reclamado de mi nieto.

Kristallnacht, La noche de los cristales rotos, fue una atrocidad que obligó a mi abuela a buscar refugio en Suiza, su país de origen. Después de haber colocado a mi madre en un hogar para niños, se arriesgó a regresar a Alemania para liberar a su esposo de Dachau. Mi madre, con sólo siete años de edad, permaneció en la casa de los niños durante meses, sin saber si volvería a ver a sus padres.

A menudo, los recuerdos traumáticos no se pueden expresar verbalmente porque no pueden codificadarse con palabras; se expresan a través de sensaciones e imágenes vívidas. Tanto mi padre como mi madre me mostraron esto; mi padre, cuando le temblaba el cuerpo, recordando aquel afortunado día en Mauthausen, y mi madre, al no recordar nada de su vida después de la Kristallnacht. Hasta el día de hoy, todo lo que recuerda son los fuertes golpes de las botas nazis acercándose a su casa, los golpes en la puerta y su cuerpo congelado de terror.

Nuestros cuerpos expresan las emociones, y no es de extrañar que hace trece años, cuando recibí la noticia del nacimiento de mi nieto, comencé a bailar; una expresión de pura alegría. Trece años después, vi al chico del Bar Mitzvah bailar y cantar con sus amigos. Los niños cantaron canciones de agradecimiento, canciones de orgullo judío y canciones de esperanza eterna. Aunque había una amplia sonrisa en mi rostro, mis labios y mi cuerpo temblaban. Las lágrimas corrían por mi rostro, lágrimas de alegría mezcladas con lágrimas de dolor.

Después de grabar a los chicos bailando, fantaseé con volver atrás en el tiempo con este videoclip. ¿Me habrían creído los miles de prisioneros de Mauthausen si les hubiera dicho que miraran al futuro? ¿Podrían creer que el pueblo judío no se extinguiría por completo en los crematorios, que no todos serían martirizados, que no todos se convertirían en una voluta de humo negro, ascendiendo hacia el cielo?

Me pregunté porqué mi cuerpo temblaba y porqué no podía permanecer concentrada en la alegría del momento. ¿Qué mensaje estaba expresando mi cuerpo? ¿Estaba relacionado con el cómo temblaba el cuerpo de mi padre cuando me contaba la historia de las cáscaras de papa robadas?

Estoy segura de que así fue. Soy más artista que científica, pero la ciencia de la epigenética revela que la historia que compartimos con nuestros padres comienza antes de que nazcamos e incluso antes de que seamos concebidos. Las células precursoras de las que nos desarrollamos estaban en el cuerpo de nuestros padres antes de nuestra concepción, y estas células se vieron afectadas por el trauma que experimentaron nuestros ancestros. Según el pionero biólogo celular, Bruce Lipton, “señales del medio ambiente podrían operar a través de la membrana celular, controlando el comportamiento y la fisiología de la célula”.

Mark Wolynn, terapeuta familiar y autor del libro No comenzó contigo, explica: “Ahora tenemos una ventana para comprender cómo se transfiere la memoria celular en el útero de una madre a su hijo por nacer. Las emociones de la madre como el miedo, la ira, el amor, la esperanza, entre otras, pueden alterar bioquímicamente la expresión genética de su descendencia ”.

Las emociones crónicas de los padres pueden quedar impresas en su hijo/a, impactando cómo el niño/a responderá a su entorno. La epigenética me ayuda a comprender porqué temblé y lloré cuando vi a un grupo de niños de trece años bailando, divirtiéndose y celebrando la transición de mi nieto a la edad adulta. Me ayuda a comprender porqué a veces me siento sola, incluso cuando estoy rodeada de mi amada familia. Las historias no contadas de mi vida como hija de los sobrevivientes del Holocausto anhelan ser liberadas a través de la expresión, y lo que he escrito aquí es el comienzo de mi propia historia, solo el comienzo.

Según tomado de, https://www.aish.com/jw/s/I-Can-Hear-the-Glass-Shatter.html?s=hp2

Traducido por drigs, CEJSPR

 
Leave a comment

Posted by on November 5, 2020 in Uncategorized

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
%d bloggers like this: