¿Como lograr la expiación cuando no hay sacrificios?

Pregunta:

Por favor, ayúdame a comprender. Si la base para el perdón de Di-s y de la expiación era inicialmente el sacrificio en el altar, ya sea en el Tabernáculo o el Templo Sagrado, ¿cómo se puede ahora encontrar el perdón y la expiación si los sacrificios del Templo ya no existen?

Respuesta:

Excelente pregunta. ¿Hemos perdido nuestra capacidad para alcanzar el perdón divino, debido a la destrucción de nuestro Templo?

En primer lugar me gustaría señalar que no solo perdimos los sacrificios. Hay muchas mitzvot que no se pueden realizar hoy a causa del exilio del pueblo judío. Entre las otras mitzvot que no podemos observar hoy en día están la peregrinación al Templo en las festividades, los diezmos, las leyes que se asocian con la pureza e impureza ritual.

Mientras que se nos priva de estas mitzvot, Di-s nos dio alternativas para obtener los beneficios que estas mitzvot nos ofrecían. Usemos los sacrificios y expiaciones como ejemplo:

Algunos han afirmado que la expiación puede ser alcanzada sólo a través de sacrificar un ser vivo.

Pero eso no es correcto ya que una de las ofrendas de expiación era el korban minjá, que estaba hecho de harina.1 También vemos que el incienso2como las donaciones monetarias3 sirvió para expiar al pueblo. En ninguna parte de la Torá se afirma que la expiación sólo puede lograrse mediante el sacrificio, mucho menos es necesario el sacrificio de un ser vivo.

En tiempos del Templo, se traía un sacrificio para lograr la expiación. Pero, ¿dónde nos deja hoy, sin templo y sin posibilidad de sacrificio? Miremos a la Torá como un precedente.

En el libro de Jonás, la gente de Nínive había pecado y Di-s los iba a castigar. Cuando Jonás les mostró su error, ellos ayunaron y oraron, y fueron perdonados. Lo mismo pasó en el libro de Ester. Viviendo en Persia entre el primer y segundo Templos, ayunaron, lamentaron sus pecados y fueron perdonados. Estos ejemplos históricos demuestran claramente que cuando no hay Templo, la sincera teshuvá (arrepentimiento) es todo lo que Di-s exige.

De hecho, esto siempre fue una parte integral para lograr el perdón. El propio Rey Salomón, en su discurso dedicando el primer Templo Sagrado, ya anticipa la posibilidad de que a Israel se le niegue el acceso al lugar santo:

Si pecan contra ti, porque no hay hombre que no peque, entonces te enojarás con ellos y los entregarás al enemigo, y sus captores los llevarán cautivos a la tierra del enemigo, lejos o cerca. Cuando se piensan en la tierra donde fueron llevados cautivos, y se arrepienten, y os imploran en la tierra de sus captores, diciendo: “Hemos pecado y hemos hecho perversamente, hemos cometido maldad”; Cuando regresen a Ti con todo su corazón y con toda su alma, en la tierra de sus enemigos que los han llevado cautivos, y os roten a la tierra que habéis dado a sus padres a la ciudad que habéis elegido, Y la casa que he edificado a tu nombre, entonces oirás su oración y su súplica en el cielo, tu morada, y defenderás su causa “.

Aquí hay un pensamiento sobre la expiación contemporánea :

Nuestros Sabios nos dicen (Ética 1:2) que el mundo se apoya en tres pilares: la Torá, Avodá (literalmente “trabajar”, o servicio) y guemilut jasadim (bondad y caridad). Podemos acercarnos a este tema en particular desde la perspectiva de cualquiera de estos pilares.

Torá – El Talmud dice que aquel que se adentra en las leyes de los sacrificios se considera como si hubiera ofrecido un sacrificio. Mediante el estudio de las leyes y sus significados, logramos la expiación, y la cercanía a Di-s, que un sacrificio logra.

Avodá – Reemplazamos el sacrificio “Servicio de Di-s” con la oración, el servicio del corazón articulado en palabras. En las palabras del profeta Oseas (14:3): “Vamos a hacer las oraciones de nuestros labios en lugar de los sacrificios de bueyes”. Por lo tanto, las tres oraciones diarias son en lugar de los “Servicios” diarios y sacrificios que se realizaban en el Templo. En Shabat se agrega la oración de Musaf, ya que un sacrificio adicional se ofrecía en el Templo todos los sábados. Otra vía para llenar el vacío.

Guemilut jasadim – Dar caridad, dar de uno mismo, también se considera como un método para encontrar la expiación. Uno que da su dinero duramente ganado en caridad, está, en cierto sentido, sacrificándose, ya que está dando el dinero que podría haberse gastado para su beneficio personal.

Después de que todo está dicho y hecho, sin embargo, la pregunta realmente debería seguir siendo una pregunta. Tenemos que hacer esta pregunta a Di-s cada día, pidiéndole cuando nos devolverá el Templo de Jerusalén para que podamos de una vez por todas realmente ser capaces de llenar este vacío.

Espero que esto ayude.

Todo lo mejor,

Rabino Shmuel Kogan,

NOTAS AL PIE
1.

Levitico 5-11
2.

Numeros 17 :11-12
3.

Exodo 30:15-16
Según tomado de, http://es.chabad.org/library/article_cdo/aid/3636099/jewish/Como-lograr-la-expiacin-cuando-no-hay-sacrificios.htm#utm_medium%3Demail&utm_source%3D94_magazine_es&utm_campaign%3Des&utm_content%3Dcontent el viernes, 21 de abril de 2017.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s