RSS

Comenzar con el Fin en Mente

12 Oct
Empezar con el Fin en la Mente | Luis Villegas Online

por Rabbi Yitzchak Zweig

La humanidad está absolutamente preocupada por la muerte; sea obsesión con evadirla activamente, u obsesión con tratar activamente de evitar pensar en ella. Pero en algún momento de nuestras vidas debemos aceptarlo. A una persona se le llama mortal (del latín mortalis – sujeto a la muerte) porque desde el día en que nacemos todos estamos en proceso de morir. (La palabra asesinato proviene de la misma raíz).

¿Por qué nos preocupa la muerte? Para empezar, es difícil aceptar el dolor emocional de la inexistencia. Hay muchas formas en que las personas lidian con esto; algunos se centran en construir monumentos a los logros de su vida, mientras otros/as se centran en transmitir una parte de sí mismos en alguna forma, tal como un niño/a, o una obra literaria (“publicar o perecer”).

Otros intentan concentrarse en aprovechar al máximo el tiempo limitado que tienen. Entienden que tener tiempo para alcanzar y crecer como persona, ya sea material o espiritualmente, es el mayor regalo de todos.

En consecuencia, tener una vida superdotada es la última oportunidad, de la cual el tiempo es la mejor moneda (lo que también significa que los más jóvenes entre nosotros también son los más ricos). El tiempo, como el dinero, se puede malgastar y malgastar. Por lo tanto, deberíamos hacer un esfuerzo real para gastar esa moneda tan valiosa en maximizar las cosas significativas de nuestras vidas.

Los fanáticos del Universo Marvel sin duda recordarán la famosa línea de The Ancient One; “La muerte es lo que da sentido a la vida. Saber que tus días están contados y tu tiempo es corto “.

Sin embargo, este no siempre fue el caso. El tiempo solo se volvió increíblemente valioso cuando se convirtió en un activo muy limitado. Pero esto no siempre fue así.

Según nuestros sabios, el Todopoderoso creó originalmente al hombre para que fuera inmortal. El alma y el cuerpo estaban fusionados como uno solo y el alma inmortal debía sostener el cuerpo físico eternamente. Pero, como todos sabemos, Adán pecó y ese error lo cambió todo. En la lectura de la Torá de esta semana encontramos:

“Y Hashem el Señor ordenó al hombre, diciendo; “De todos los árboles del huerto podrás comer; pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no debes comer de él; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”(Génesis 2: 16-17).

En otras palabras, tan pronto como Adán y Eva comieron del Árbol del Conocimiento, se volvieron mortales, en el proceso de muerte; cumpliendo así “el día que de él comas, ciertamente morirás”.

Debido a que Adán violó la prohibición de comer del Árbol del Conocimiento, Dios decretó que él y todos los seres humanos en las generaciones venideras finalmente morirían. Dios no castiga solo por castigar. ¿Cómo entender este decreto?

Según el gran filósofo medieval Rabí Moshe Jaim Luzzato, la razón de esto es que al pecar y comer del Árbol del Conocimiento, Adán abrió una brecha en la unión entre su cuerpo físico y su alma espiritual. El cuerpo físico que pecó se separó del alma espiritual y el alma ya no era capaz de sostener el cuerpo eternamente.

Por lo tanto, para cumplir la intención original del Todopoderoso, el hombre debe morir. Sólo a través de la muerte el cuerpo se desintegra y elimina el pecado original. En el futuro, en el momento de la Resurrección de los Muertos (siguiendo los tiempos del Mesías), el cuerpo renacerá y una vez más se fusionará con su alma y volverá a tener una existencia inmortal.

Hay un Midrash desconcertante (Tanchuma, Pekudei: 3) que explica cómo el Todopoderoso recogió tierra de los cuatro rincones del planeta para crear al hombre, de modo que, independientemente de dónde deba morir una persona, la tierra lo absorbería en el entierro.

Esta es una declaración muy desconcertante. Aparentemente, una de las funciones de la tierra es absorber cualquier materia orgánica que esté enterrada en ella. Cualquier ser vivo – un animal, pájaro o pez – que muera y quede enterrado en la tierra se descompondrá y será absorbido por el suelo. ¿Cómo puede el Midrash afirmar que el hombre tuvo que formarse específicamente a partir de la tierra de todo el mundo para que la tierra absorbiera su cuerpo? ¿No deberían las propiedades naturales de la tierra haber hecho inevitable que el cuerpo fuera absorbido?

Aquí hay una historia fascinante en el Talmud (Sanedrín 90b) que relata cómo Cleopatra le preguntó al rabino Meir si los muertos llevarán ropa cuando resuciten. El rabino Meir respondió comparando la resurrección de los muertos con el crecimiento del grano. Una semilla, explicó, está completamente desnuda cuando se coloca en la tierra, sin embargo, el tallo de grano que crece a partir de ella consta de muchas capas. Del mismo modo, una persona justa ciertamente se levantará del suelo completamente vestida.

Al comparar el entierro de los muertos con la siembra de una semilla, el rabino Meir está insinuando una lección mucho más profunda. El rabino Meir nos está enseñando que así como se planta una semilla y se pudre y renace como una entidad nueva y completa, así también cuando los difuntos son enterrados en la tierra marca el comienzo de un proceso de crecimiento y renacimiento. Este proceso llegará a su culminación en el momento de la resurrección de los muertos.

El entierro de un ser humano no es como el entierro de cualquier otro ser vivo después de su muerte; cuando se entierra un perro o un conejo como mascota, el propósito es simplemente que el cuerpo de la criatura se descomponga y sea absorbido por el suelo, para lo cual cualquier suelo será suficiente.

Pero para un ser humano, el proceso de muerte y entierro es el proceso de deshacerse de la fisicalidad y reconectarla con la tierra de donde vino. Es solo dentro de esa misma tierra que el hombre fue creado originalmente que puede ser recreado una vez más en el futuro. Esta es una de las razones por las que el judaísmo encuentra tan abominable la cremación.

El entierro no es una mera disposición del cuerpo, un acto de descartar al difunto. Al contrario, es el inicio de un proceso de recreación. De hecho, la palabra hebrea para tumba, es kever. Pero la palabra kever también tiene otro significado: útero. Ahora podemos entender por qué. La tumba, como el útero, es un lugar donde el cuerpo se desarrolla y se prepara para su futura existencia.

Pero hay otra cosa que puede darle a uno un sentido de eternidad: el estudio de la Torá. Toda la sabiduría eterna del judaísmo emana de la fuente de toda sabiduría, la sagrada Torá.

Al comenzar un nuevo año y con él un nuevo ciclo de lectura de la Torá, ahora es el momento adecuado para volver a dedicarse a un compromiso semanal de completar la porción de la Torá de la semana. Nuestro maestro Moisés instituyó la lectura de la Torá en la sinagoga los lunes y jueves para que el pueblo judío no permitiera que pasaran tres días sin estudiar algo de Torá.

Comprometerse a estudiar algo de Torá todos los días con el objetivo de terminar la porción de Torá cada semana es una tradición para el pueblo judío que se remonta a varios milenios. Después de todo, hay una razón por la que se nos llama la “Gente del Libro”. La mayoría de las porciones se pueden completar fácilmente en tan solo 5 a 10 minutos de estudio diario.

¡Sea otro eslabón en una cadena que abarca miles de años y cientos de generaciones anteriores de nuestros ilustres antepasados ​​y haga un compromiso real de estudiar la Torá todas las semanas!

Según tomado de, https://mailchi.mp/3e8189779e03/making-nice-with-others-shabbat-shalom-vaeschanan-8033658?e=f5fc49b30e

 
Leave a comment

Posted by on October 12, 2020 in Uncategorized

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
%d bloggers like this: