RSS

La Mujer y la Fruta Prohibida

13 Oct
That Juicy Forbidden Fruit: What Makes Eve Both A Badass & A Heroine |  Mid-Level-Culture

Por Chana Weisberg

El pecado del Eitz Hadaat, el árbol del conocimiento, es uno de los episodios más desconcertantes de la Torá. La comprensión de este relato arroja luz sobre las cualidades y el papel único de las mujeres en el proceso de redención.

Después de la creación de Adán, Di-s lo colocó en el Jardín del Edén. Al hombre se le permitió participar de todos los manjares excepto uno: “Del árbol del conocimiento de lo bueno y lo malo no debes comer, porque el día que de él comas, serás merecedor de la muerte” (Génesis 2:17 ). (1)

La prohibición de comer del Eitz Hadaat y la consecuencia de muerte por su violación fue insinuada a Adán, Javá (Eva) y sus descendientes. (2) Aunque Adán transmitió esta prohibición a Javá, (3) ella se confundió con la directiva que luego preparó el escenario.

La serpiente astuta, siendo la manifestación del malvado Satán, (4) le preguntó a Javá si Di-s le había prohibido comer de los árboles del jardín.

Javá respondió: “Del fruto de cualquier árbol en el jardín podemos comer; sólo del fruto del árbol que está en el centro del jardín ha dicho Di-s” No debes comer de él ni tocarlo, para que no mueras. ” (5)

Javá agregó la prohibición de tocar el Árbol del Conocimiento. Entonces, la serpiente empujando, forzó a Javá contra el árbol y afirmó victoriosamente: “Mira, así como la muerte no sobrevino por tocar, tampoco por comer”. (6)

De esta manera, la serpiente introdujo dudas en la mente de Javá. Ahora, se volvió más fácil desafiarla a probar la fruta prohibida. Él la convenció de que Di-s no tenía la intención de matarla a ella y ni a Adán, sino que simplemente los amenazó con la intención de intimidarlos. (7)

La serpiente atrajo a Javá al predecir resultados beneficiosos. “Tus ojos se abrirán … La fruta despertará un nuevo deseo y aprecio por los placeres que te rodean. Será una fuente de beneficio intelectual”.

Javá anhelaba este nuevo conocimiento y un despertar emocionante, y comió la fruta prohibida. Luego, utilizó sus poderes persuasivos para convencer a su esposo para que también la comiera.

La caída de Javá comenzó cuando se expandió y distorsionó la orden de Di-s, la que no escuchó personalmente.

El Talmud afirma que “Se dieron diez medidas de habla al mundo; nueve de ellas se asignaron a las mujeres” (8)

¿Es esta una declaración de alabanza a la mujer o algo despectivo? Ambas pueden ser la respuesta. Cada uno de nosotros tiene la opción y la responsabilidad de determinar cómo utilizar nuestras habilidades de comunicación. Tenemos la opción de chismorrear, mentir, conspirar y hablar negativamente; o, a la inversa, podemos expresar empatía, comprensión y enseñanza constructiva.

La asignación adicional del habla de la mujer puede tener ramificaciones positivas o negativas.

Javá distorsionó la orden de Di-s porque no la escuchó directamente. La orden fue transmitida por Adán y, por lo tanto, fue un poco ambigua para ella. Adornar, añadir a la prohibición para incluir algo, hizo que finalmente fuera convencida a pecar.

Lo anterior explica las circunstancias que llevaron a Javá a violar la palabra de Di-s, pero su razonamiento aún no está claro. ¿Qué cambios espirituales intrínsecos anticipó Javá al grado de que resultaran ser tan irresistibles?

Antes de este pecado, la humanidad no era una mezcla de bien y mal, sino que era innatamente buena; nuestra tendencia natural era hacer la voluntad de nuestro Hacedor. Aunque el hombre poseía libre albedrío, la tentación venía del exterior. El mal, per se, estaba manifiesto en la serpiente satánica que se convirtió en un vehículo para la tentación.

La misión del hombre era elevarse a un nivel en el que el mal se volvería completamente insensato y poco atractivo. Si el hombre, un ser esencialmente físico, hubiera optado por ignorar la tentación, habría elevado todo el reino físico.

La humanidad hubiera cumplido con esta misión; nuestro propósito se habría logrado para cuando el sol se hubiera puesto en el sexto día de la creación, al comienzo del primer Shabat en este mundo. La vida se habría convertido en una espiral ascendente hacia el éxtasis espiritual.

Javá pensó que podía hacerlo mejor. Ella entendió que vencer una tentación externa nunca es tan grande como vencer una interna.

Al comer la fruta prohibida, Javá hizo conscientemente que la tentación se convirtiera en parte de la constitución de la humanidad. Adam y Javá se convirtieron en personas iluminadas; sus ojos estaban abiertos a la maldad del mundo. (9) Ahora mostraban un placentero deseo hacia el mal, a pesar del daño que este podía, y puede causar. (10)

Habían pensado que podían complacer a Di-s resistiendo este constante llamado interno al mal. Ahora, se dieron cuenta que se habían despojado de la única mitzvá que se les había confiado. Entonces escucharon la “voz de Di-s retirándose en el jardín”; este fue el primer retiro trágico de la Divina Presencia. (11)

Aunque no podemos sondear completamente el efecto cósmico de este pecado, nuestro largo exilio se convirtió en una terrible consecuencia: la muerte también se hizo necesaria. (12)

Sin embargo, el pecado del hombre también estaba integrado al diseño de la creación. Adán y Javá, en cierto sentido, estaban correctos en su suposición en cuanto a que el resultado de este pecado conduciría finalmente a una mayor santificación del Nombre de Di-s.

En la era del Mashíaj, una vez que el mundo alcance su eventual estado de pureza, la humanidad habrá logrado un mayor logro. Una vez hayamos superado la tentación interna, las fuerzas positivas se fortalecerán. En consecuencia, la recompensa del hombre también será mayor.

Para que esto sucediera, era parte del plan divino que Adán transmitiera el mandato de Di-s a Javá. Javá nunca se habría atrevido a violar una prohibición que Dios mismo le hubiera dado personalmente. (13)

Las mujeres son más fuertes en este aspecto de la fe. La humildad innata de las mujeres las hace más propicias para la cábala ol, aceptando la voluntad divina, independientemente de que la comprendan o no.

Si Javá hubiera escuchado la orden directamente de Di-s, no se habría atrevido a hacer ningún cálculo adicional. Pero, tampoco hubiéramos logrado nuestro objetivo final de negar un mal interno. Por lo tanto, la mayor hazaña no se habría logrado.

Dado que la mujer causó que la mancha original del pecado se convirtiera en parte del maquillaje de la humanidad, un pecado que solo se eliminará en la era del Mashíaj, debe ser ella quien lo corrija. Se le confía la responsabilidad y el privilegio de llevar a cabo esta rectificación definitiva.

La Redención Final llegará gracias al mérito de las mujeres rectas, que utilizan sus inmensas capacidades espirituales para realizar esfuerzos positivos.

NOTAS AL PIE

1. En realidad, Adán no murió ese día, sino 930 años después. Según el Midrash (Bereshit Rabá 19: 8), “el día” se refiere al día de Di-s, que es de mil años (según Salmos 90: 4).

2. Midrash (ibid. 2:17) sobre la doble redacción del versículo mot tamut: “ciertamente morirás”.

3. The Gra en Aderet Eliyahu (ibid. 2:16).

4. Zohar Chadash: “Rabí Itzjak dijo: ‘La serpiente es el malvado tentador’. Rabí Yehudah dijo: ‘Significa literalmente una serpiente’. Le preguntaron al rabino Shimon que les dijo: ‘Ambos puntos de vista son iguales. Fue Samael (el acusador, el ángel de la muerte) quien apareció como una serpiente … Debido a que la serpiente era en realidad el ángel de la muerte, trajo la muerte a el mundo.'”

5. Génesis 3: 2-3.

6. Anuncio de Rashi. loc. y sobre el Talmud, Sanedrín 29a.

7. Haemek Davar, ibid.

8. Talmud, Kidushin 49b.

9. Zohar en nombre del rabino Chiyah.

10. Sforno sobre Génesis 3: 7.

11. Génesis 3: 8; Hirsch explica “la dirección del día” en ese versículo como hacia el oeste, lo que implica que Di-s retiró Su Presencia hacia el oeste (por lo tanto, el Lugar Santísimo en el Templo estaba en el oeste y la luz eterna de la Menorah se volvió hacia el oeste).

12. Ver Derech Hashem 3: 8. 13. Por el contrario, cuando se entregó la Torá en el monte Sinaí, Di-s le ordenó a Moshe que informara a las mujeres antes que a los hombres. El versículo dice: “Así dirás a la casa de Jacob …” (Éxodo 19: 3). Rashi explica que “la Casa de Jacob” se refiere a las mujeres, a quienes se les iba a hablar antes que a “los Hijos de Israel”, los hombres. A las mujeres se les debía explicar primero las leyes de la Torá, ya que están más determinadas en su fe. A las mujeres se les confió la responsabilidad de asegurarse de que sus maridos e hijos observen puntualmente las mitzvot. En consecuencia, siendo los pilares de la perpetuación de la Torá, las mujeres deben aprender sobre ella primero

 
Leave a comment

Posted by on October 13, 2020 in Uncategorized

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
%d bloggers like this: