RSS

Una compleja relación hecha en el cielo

11 May
Melanie Phillips

por Melanie Phillips

Si los judíos se sienten amenazados por algunos cristianos por causa de la conversión o asimilación, el cristianismo de igual manera se siente amenazado por el judaísmo, específicamente, por el hecho de que los vínculos entre las dos religiones son mucho más fundamentales de lo que a muchos cristianos les gusta reconocer.

Para aquellos que deseen mejorar las relaciones entre judíos y cristianos, el extraordinario desenmascaramiento de Michael Elkohen como misionero cristiano encubierto en Jerusalén ha sido un revés.

Elkohen, que vivía como un rabino ultraortodoxo con su esposa (que murió hace dos meses) y cinco hijos, fue revelado la semana pasada en los medios israelíes como un no judío que se había entrenado como ministro cristiano antes de obtener calificaciones rabínicas en línea. y mudarse a Israel en 2006.

Como Jonathan Sacerdoti informa en el London Jewish Chronicle, había nacido en Nueva Jersey de madre metodista y padre protestante menonita cuyo apellido era Elk.

Estableció su propio seminario religioso, Yeshivat Yarim Ha’am, que tenía alrededor de 10 estudiantes, donde enseñó una versión judaizada del cristianismo, incluso ordenó “rabinos” cristianos para difundir el evangelio. Realizó circuncisiones rituales y sus hijos asistieron a escuelas judías ultraortodoxas. Fue desenmascarado por el grupo israelí anti-misionero Beyneynu después de que su hija de 13 años le dijera a un amigo que “Jesús acepta a todos”.

Sacerdoti dice que los investigadores ahora están listos para exponer una célula de otras tres familias misioneras cristianas en Jerusalén que se han hecho pasar por judíos religiosos.

El escándalo confirmará a muchos judíos en su sospecha de que los cristianos todavía deben ser temidos como profundos antisemitas que quieren destruir el judaísmo convirtiendo a los judíos al cristianismo, asegurando así que repudian su identidad religiosa y cultural.

Esta sospecha comunitaria es el producto de una larga y espantosa historia. En la Edad Media, los cruzados y otros cristianos europeos masacraron a decenas de miles de judíos que se negaron a convertirse. Posteriormente, tal persecución resultó en miles de conversos españoles, judíos que se convirtieron bajo la amenaza de tortura o quemados en la hoguera.

Muchos de estos conversos/as asumieron la apariencia exterior del cristianismo mientras continuaban observando los rituales y tradiciones judíos en secreto. También esas personas fueron perseguidas y masacradas por la Inquisición de la Iglesia Católica.

Los días de los pogromos cristianos y la persecución se han ido. En 2015, el Vaticano publicó un documento en el que declaraba que los católicos ya no deberían intentar convertir a los judíos.

Medio siglo después de que la Iglesia Católica repudiara formalmente la idea de la culpa colectiva judía por la muerte de Jesús, su documento de 2015 mostró sensibilidad y respeto hacia el judaísmo al citar extensamente fuentes rabínicas judías y reconocer su validez, así como la centralidad al judaísmo de la Torá.

Sin embargo, el rechazo inequívoco de los católicos a la conversión judía no se ha reproducido en el protestantismo.

En 2019, la Iglesia de Inglaterra emitió un informe llamado “Palabra infalible de Dios: perspectivas teológicas y prácticas sobre las relaciones entre cristianos y judíos”, que reconocía el historial histórico de persecución judía del cristianismo.

Sin embargo, el Gran Rabino de Gran Bretaña, Ephraim Mirvis, expresó su “considerable recelo” de que no se haya rechazado los esfuerzos de aquellos cristianos que intentaron convertir a los judíos al cristianismo.

De hecho, todavía hay protestantes, particularmente en Estados Unidos con su importante bloque de iglesias fundamentalistas, que creen que su misión religiosa es hacer que el pueblo judío crea en la divinidad de Jesús.

Algunos creen que la conversión de los judíos es el preludio necesario para la segunda venida de Jesús y el consecuente “Fin de los Días”. Aún otros creen que los judíos eventualmente se convertirán de todos modos en esa segunda venida (a lo que un judío bien podría encogerse de hombros, “Me arriesgaré en eso”).

Por lo tanto, el desenmascaramiento de misioneros encubiertos en Israel puede reavivar los latentes temores judíos y las sospechas hacia los cristianos. Esto sería extremadamente lamentable, ya que oscurece una realidad mucho más compleja.

Los cristianos forman el bloque más sólido y apasionado de partidarios de Israel en el mundo. De hecho, el apoyo a Israel por parte de los cristianos estadounidenses es mucho más fuerte que el apoyo a Israel mostrado por la mayoría de los judíos estadounidenses.

Aquí hay otra tremenda ironía. Esa mayoría judía estadounidense, que es abrumadoramente política y religiosamente liberales, en realidad tiende a tener una visión cristianizada de que la fe en Dios es fundamental para la religión, y que la fe religiosa es necesariamente privada y confesional.

En el caso del judaísmo esto no es cierto. Para el judío , la fe en Dios es simplemente el punto de partida que da significado espiritual a cada aspecto de la vida cotidiana, desde beber un vaso de agua hasta restringir lo que haces en sábado y el cómo comportarte en el dormitorio y el baño — para santificar al pueblo judío de acuerdo con las leyes y preceptos establecidos en la Torá.

Los judíos liberales estadounidenses, sin embargo, devalúan muchas de las reglas y rituales más importantes del judaísmo, éstos creen que son simplemente anacronismos arcaicos sin relevancia para el mundo actual.

Queriendo mas bien identificarse como judíos culturales, se han convencido a sí mismos a través de su concepto de “tikkun olam” (la reparación del mundo) que las ideologías de izquierda basadas en el relativismo moral o el marxismo son valores judíos, cuando de hecho son su antítesis.

Aquí también, hay judíos que se adentran profundamente en la cristianización que tanto temen. Porque estas ideologías, como lo son la demonización de los hombres, o de los blancos o el repudio del núcleo familiar, representan un ataque consciente a los preceptos y la autoridad de la Biblia, todas están infundidas por una creencia en la redención y la del mundo a través de los esfuerzos de sus acólitos.

Esta creencia, en absoluto, no está presente en el judaísmo. El judaísmo promueve la compasión, la justicia o la bondad amorosa porque sostiene que tales actos santifican a quienes se comportan de acuerdo con estos singulares preceptos. La “reparación del mundo” es asunto exclusivo del Todopoderoso. Los individuos que usurpan este papel o función son culpables de orgullo y arrogancia.

El cristianismo, por el contrario, es una religión universalista que sostiene que la fe en la muerte de Jesús puede redimir y salvar al mundo entero. Entonces, en efecto, el universalismo liberal, en unión a las preocupantes ideologías que ha engendrado, presenta un cristianismo sin Dios.

Sin embargo, si los judíos se sienten amenazados por algunos cristianos por causa de la conversión o asimilación, el cristianismo mismo se siente amenazado por el judaísmo, específicamente, por el hecho de que los vínculos entre las dos religiones son mucho más fundamentales de lo que a muchos cristianos les gusta reconocer.

No es solo que Jesús fuera judío. Era un judío creyente. A pesar de que era un crítico radical del establecimiento judío, vivía de acuerdo con las reglas y rituales judíos. Nunca afirmó ser divino o estar fundando una nueva religión.

En su nuevo libro Chosen, el sacerdote de la Iglesia de Inglaterra Giles Fraser (que es hijo de un judío y padre de dos niños judíos) escribe que durante siglos después de la muerte de Jesús, sus primeros seguidores eran simplemente una secta judía. Fue Pablo de Tarso quien negó la esencia del judaísmo al transformar las creencias de Jesús en universales. Luego, bajo el emperador Constantino, los romanos se apropiaron (robaron) de la religión de Jesús y la hicieron suya.

Así que es probable que los cristianos que intentan convertir a los judíos lo hagan, al menos en parte, porque se sienten amenazados por el hecho de que Jesús mismo no era cristiano.

A pesar de todo, hay muchos cristianos que respetan y admiran el judaísmo y al pueblo judío sin tener ninguna intención de convertirlos, ni ahora ni al final de los días. Lejos de sentirse amenazados por esta asociación tan estrecha, sacan fuerzas de ella.

Si la civilización occidental quiere evitar un suicidio cultural, necesita encontrar una manera de volver a fortalecer sus creencias bíblicas fundamentales. Los judíos y los cristianos deben ser socios en este esfuerzo de la “Oncena hora”. No se debe permitir que acontecimientos como quitar la máscara de los misioneros encubiertos en Jerusalén pongan en peligro esta desesperada empresa.

Melanie Phillips, periodista, locutora y autora británica, escribe una columna semanal para JNS. Actualmente es columnista de “The Times of London”.

Según tomado de, Melanie Phillips Writer – JNS.org

Traducción por drigs, CEJSPR

 
Leave a comment

Posted by on May 11, 2021 in Uncategorized

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

 
%d bloggers like this: